SUSE Linux 10.1 RC1

Josemaría | 15 de abril de 2006 | 11 comentarios

Me había hecho el firme propósito de no actualizar mi ordenador de trabajo habitual hasta que no saliera la versión definitiva renegando así a mi vena de “early adopter”, pero el pasado día 12 (el anunciado para la RC1) me cogió “uno de esos días tontos” y me enganché a la web de OpenSuse a esperar la publicación que, al final, no llego a hacerse hasta bien entrada la mañana del 13 tras este anuncio

Tenía ganas de probar la instalación mediante el sistema de Internet Installation Boot Image, así que me puse manos a la obra: te bajas una pequeña imagen ISO de apenas 37 MB, arrancas desde ella y comienza la instalación. Aquí está:

suse rc1 instalation

El sistema es muy sencillo: primero le asigna dirección IP a la máquina (bien por DHCP o manualmente) y luego te pide la ubicación donde residen los ficheros de instalación que puede ser HTTP, FTP, NFS, SMB, una ruta local, etc. Dicha dirección debes de haberla tomado previamente de uno de los mirrors de la página de SUSE (host: 134.76.11.100 y path /pub/opensuse/distribution/SL_OSS-factory/inst_source en mi caso) e inmediatamente se descargan los 80 MB del sistema de instalación:

suse rc1 instalation

A partir de aquí arranca el ya conocido asistente de instalación de SUSE y las diferencias son mínimas. Lo primero que noté es que me reconoció de forma automática mi disco SATA sin necesidad de tener que introducir ningún modificador en el arranque (asunto que desanima mucho a los primerizos). El segundo cambio es que ahora ya KDE no aparece en primer lugar y marcado por defecto como escritorio predeterminado, sino en segundo lugar aunque sin ninguna opción señalada. Se que esto no es importante pero si me parece significativo del cambio de tendencias que esta distribución planea para el futuro.

suse rc1 instalation

Elegí un escritorio básico con KDE (2,19 GB de decargas, lógicamente después de descomprimir) y nada más (ni malo ni bueno) a reseñar durante la instalación. Me detectó casi todo el hardware (salvo el scanner, la webcam, el lector de smartcards y el adaptador wi-fi) pero no tuve ningún problema en cargar los drivers habituales posteriormente.

He de decir, antes que nada, que si bien realizar este tipo de instalación debe de ser mucho más rápida que descargarte los habituales 5 CD’s en condiciones normales, al hacerlo el mismo día en que salía publicada la distribución la carga de los servidores era tal que no puedo cuantificar exactamente cual fue el ahorro exacto porque comencé a instalar ya de noche y cuando vi el ritmo de las descargas me metí en la cama y proseguí a la mañana siguiente cuando ya había terminado de bajar e instalar todos los paquetes necesarios y sólo restaban los últimos pasos de la configuración.

El sistema resultante se muestra muy, muy estable y según puedo apreciar, aunque es totalmente subjetivo, bastante más rápido que la anterior versión en casi todo. Después de la instalación por defecto cargué por mi cuenta los paquetes de thunderbird, opera, skype y figaro password manager. Unos a través de YAST, otros directamente con el rpm de toda la vida y otros para probar el nuevo Zen-installer el cual me pareció bastante cómodo:

suse rc1 instalation

Ah, y también me he bajado de las páginas de Mozilla la nueva versión del firefox 1.5.0.2 a ver si es verdad que por fin es más estable y consume menos recursos porque cada vez me compensan menos los “juguetitos” que proporcionan las extensiones y empiezo a mirar con buenos ojos a Opera…

La instalación por defecto del Kerry Beagle es bastante comoda: basta con pulsar sobre el icono del system tray (que viene cargado por defecto) y decirle que quieres que te carge el daemon de beagle por defecto en el arranque. Y listo:

suse rc1 instalation

Por último, pero no menos importante, el sistema de fuentes y tipografías que ya estaba muy fino en versiones anteriores ahora aparece aún mejor. Los tipos se ven claros y perfectamente delimitados aún en altas resoluciones y con fuentes pequeñas, algo que no siempre es habitúal en una distribución con la instalación por defecto.

Y ahora la parte negativa. Debe de haber algo mal con la integración de OpenOffice porque la carga inicial es muy, muy lenta (hablo de minutos) y el quickstarter no parece funcionar porque no realiza la precarga. Una vez cargado la ejecución es tan rápida como siempre y no he tenido tiempo siquiera de mirar que pasa con ello… pero posiblemente será una tontería. No me preocupa por el momento pero lo aviso.

Como siempre, hay que cargar posteriormente los codecs propietarios para poder ver la mayor parte de los videos, escuchar mp3′s, etc. (ya hay repositorio oficial de packman para esta distribución, así que sin problemas) Y tampoco hay aún plugin de flash para arquitecturas de 64 bits pero sigue funcionando perfectamente el ‘truco’ que indicaron hace ya tiempo en los foros de Ubuntu: descargar el plugin de 32 bits, cambiar la línea dónde se hace la comprobación de la arquitectura de la máquina y listo: el plugin de 32 bits funciona correctamente con el firefox de 64.

En cuanto al consumo de recursos sigue siendo medio-alto para mi gusto, pero es el precio de tener un escritorio bonito y cómodo… que le vamos a hacer. La imagen de abajo a la izquierda muestra el consumo de memoria de la máquina recién arrancada y teniendo en ejecución sólo las aplicaciones que se ven en el system tray (y superkaramba y alguna tontuna más). En la imagen de su derecha se ha cargado adicionalmente kgpg, amarok, kopete, skype y, aunque no se ven, thunderbird y firefox.

suse rc1 instalation  suse rc1 instalation

Poco más al respecto. Para la semana que viene hay anunciada una RC2, así que la aplicaré para probar si se van refinando estos cabos sueltos y, ya de paso, veo que tal funciona el sistema de deltas de Suse. Ya os cuento.

ACTUALIZACIÓN:Con la RC2 publicada durante el fin de semana desaparecen los problemas con el arranque de OpenOffice. El alto consumo de memoria me ha hecho renunciar de nuevo a Beagle y creo que esta ‘crisis’ multimedia momentanea me está haciendo saltar definitivamente al formato Ogg y abandonar el mp3 (gracias a La Espiral).

Compártelo:
    emailPDFPrintBitacoras.comIdenti.caTwitterdel.icio.usDiigoFacebookMeneameBarraPuntoNetvibes