Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie

Josemaría | 2 de marzo de 2007 | 4 comentarios

portada del libro Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadieicono de comentarios sobre libros

Ninguna política se ha de fundar en la decisión de exterminar al adversario; no sólo –y ya es mucho– porque moralmente es una abominación sino porqué, además, es materialmente irrealizable; y la sangre injustamente vertida por el odio, con propósito de exterminio, renace y retoña y fructifica en frutos de maldición; maldición no sobre los que la derramaron, desgraciadamente, sino sobre el propio país que la ha absorbido para colmo de desventura.

Con esta cita de Manuel Azaña concluye “Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie“, un libro de Juan Eslava Galán que habla sobre la guerra civil española centrándose fundamentalmente en anécdotas y sucedidos personales de uno y otro bando, tanto de personajes anónimos como de los protagonistas más conocidos de la contienda. El libro, que promete ser imparcial en su prólogo, pasa muy de puntillas por los fusilamientos de Paracuellos y elude demasiado fácilmente las posibles responsabilidades de Santiago Carrillo en este hecho lo cual, al menos a mi, me deja claro que no lo es. Tampoco creo que se pueda ser del todo imparcial en una narración como esta. Pero lo que si consigue bastante bien a través de una enorme compilación de anécdotas es restar protagonismo a las causas políticas y económicas del conflicto y devolvérselo a la gente que trágicamente luchó y perdió la vida en uno u otro bando.

Algunas historias sobrecogen por su frialdad y muestran el escaso valor que tuvo la vida humana durante aquellos años. Y como ejemplo esta narración de José Luis de Villalonga extraida de su libro Memorias no Autorizadas:

A mi padre se le cayó al suelo, al abrir su maletín, un cuaderno que se quedó abierto en una página en la que había una larga lista de nombres extranjeros. Mi madre recogió el cuaderno y se puso a leer en voz alta: “Adam Lipkowsky, polaco, profesor de biología. Dos daneses sin nombre a todas luces homosexuales. Cuatro norteamericanos directores de empresa. Hasso von Zarkenau, un alemán antinazi con carnet de miembro del Partido Comunista checoslovaco. Siete rusos sin nombre. Ocho franceses, entre ellos tres profesores de universidad y cinco estudiantes de ciencias políticas. Sir Alan Seaford, un inglés sin más documentación que sus tarjetas de visita. Guido Ferrara, un terrateniente de Calabria…”. Mi madre dejó de leer.
–̶ Salvador, ¿quién es esta gente?
–̶ Miembros de las Brigadas Internacionales cogidos con las armas en la mano. Los he mandado fusilar personalmente, sin previo juicio ni zarandajas. Uno por cada par de zapatos que los rojos me robaron en Barcelona.
Y como mi madre no decía nada, añadió:
–̶ De todas maneras los íbamos a fusilar. Lo mismo que hacen ellos cuando cogen a los alemanes o a los italianos que luchan en nuestras filas.
Mi madre sentada ante su tocador se estaba peinando
–̶ Ese inglés, Alan Seafored, me dice algo –murmuró.
–̶ Es un pariente de los duques de Portland, un sobrino, un primo o algo así.
–̶ ¿Cómo lo sabes?
–̶ Me lo dijo él mismo. Le invité a tomar una copa de coñac antes de darle mi pistola para que se pegase un tiro. Y, claro, estuvimos hablando un rato.
–̶ ¿Se suicidó con tu pistola?
–̶ Si. Al fin y al cabo era un señor. No iba a dejar que se lo cargasen como si fuesra uno de esos cerdos que salen de Dios sabe dónde.
Mi madre acabó de peinarse y le pidió a mi padre que le asegurase el cierre de su collar de perlas.
–̶ Esos ingleses –comentó, molesta– siempre se meten donde nadie les llama.
Mi padre se ajustó el correaje del uniforme y dijo con esa rígida media sonrisa que le permitía el monóculo:
–̶ Lo que nunca sabrán los de Portland es que el primo Seaford ha muerto por un par de zapatos.

Pero no todas las anécdotas del libro son tan crudas. Hay otras bastante más ligeras, como esta del primer sermón de un párroco catalán que tras permanecer tres años escondido en una masía retoma su ministerio una vez que los fascistas han tomado la zona:

Querídisimos hermanos (comienza el sermón con fuerte acento catalán), ved a dónde nos ha conducido vuestra mala cabeza: tantos vecinos muertos en el frente o asesinados; los campos sin arar; los animales muertos o robados; la iglesia destrozada y yo… ¡yo hablando en castellano!

En uno de los anexos del libro figura una relación muy interesante, al estilo de estas películas “basadas en hechos reales”, que cuenta lo que ocurrió una vez terminada la guerra con algunos de los protagonistas citados. En otro aparece una tabla con una estimación desglosada de las pérdidas humanas debidas directamente al conflicto:

El hecho de que los asesinatos por represalias políticas por parte de los fascistas (“nacionales”, según ellos) casi duplican a los muertos durante la contienda pone de relieve la dureza de la represión que se sufrió en nuestro país durante la postguerra.

Ampliaciones y otras referencias en la wikipedia.

Compártelo:
    emailPDFPrintBitacoras.comIdenti.caTwitterdel.icio.usDiigoFacebookMeneameBarraPuntoNetvibes
Categorías: libros

Nancy Kress: Mendigos en España

Josemaría | 15 de febrero de 2007 | 3 comentarios

icono de comentarios sobre librosSi hay algo que me gusta de los buenos libros de ciencia ficción es que se trata de un medio maravilloso para ayudarnos a reflexionar sobre problemas reales transportándonos a un mundo lejano dónde nos sintamos mucho menos implicados. En este aspecto mis favoritos son los que abordan temáticas sociales, antropológicas, éticas, políticas… O todas ellas como hace Nancy Kress en “Mendigos en España”.

portada del libro Mendigos en EspañaLa novela retrata una sociedad inicialmente muy parecida a la nuestra (la historia se extiende temporalmente a lo largo de todo el siglo XXI) salvo por dos detalles: los Estados Unidos han patentado un tipo de energía limpia, económica e inagotable (energía Y) que ha resuelto definitivamente los problemas energéticos del mundo y, de paso, ha enriquecido fabulosamente a esta nación. Paralelamente los avances en ingeniería genética permiten de forma comercial que, quien lo desee y pueda permitírselo, elija ciertas aptitudes y características físicas para sus hijos. La revolución en este aspecto la causa una mutación que permite al ser humano liberarse de la necesidad de dormir. Y así nacen los Isomnes, una super raza que liberada de “esta carga” resulta mucho más productiva que la de los seres humanos normales que pasan a autodenominarse los Durmientes.

La autora plantea en este escenario una nueva lucha de clases pero con los mismos parámetros de siempre. La igualdad de nuestra sociedad es irreal porque siempre hay quien parte con ventaja: quien ha heredado riqueza de sus padres, quien ha recibido una buena educación, quien ha nacido en un determinado entorno o, sencillamente, quien tiene ciertas habilidades especiales. A partir de esta situación la novela nos obliga a plantearnos muchas preguntas ¿Es necesaria la solidaridad entre “los que tienen” y “los que no tienen”? Y esta solidaridad ¿debe de ser una obligación o se trata de algo voluntario?¿Sirve de algo esta solidaridad o debe de interpretarse meramente como un tipo de impuesto?

El mendigo al que le das un dolar hoy podría cambiar el mundo mañana. O convertirse en el padre del que lo cambie. O abuelo. O bisabuelo.

Hay un par de vueltas de tuerca finales en la novela que hacen la reflexión aún más enriquecedora y que me gustaría comentar, pero no voy a hacerlo para no joderle la lectura a quien se anime. La edición de Biblos cuesta 5 euros (¡adoro los libros de bolsillo!) así que si os interesa no teneis muchas excusas. A quien no le importe que le revelen algunas claves adicionales del desarrollo de la historia (avisados quedais) hay una buena crítica en el archivo de Nessus.

Y para quien resulte chocante el título del libro, este tiene su origen en una metáfora que “los Insomnes” usan poniendo a España como ejemplo de un país donde los mendigos callejeros asaltan por doquier a los turistas adinerados. “Mendigos” es el nombre despectivo con que “los Insomnes” hacen referencia a los humanos corrientes. No se si nace de una mala experiencia de la autora en nuestro país o de alguna otra cosa pero, como comenta Miquel Barceló en su prólogo del libro, “Mal que nos pese, así es como se nos ve todavía en gran parte del mundo desarrollado…”. La novela se escribió hace algo más de 15 años, así que espero que esto haya cambiado bastante.

Inspirada por el éxito del libro la autora lo convirtió después en una trilogía (de hecho Barceló cuenta que originalmente se trataba de un cuento corto extendido posteriormente como libro) pero, la verdad, por el momento no se si quedarme con el buen sabor de boca de este volumen y no arriesgarme a continuar con un par de libros editados con objeto de hacer caja. Para los “aventureros” los otros dos volúmenes son “Mendigos y Opulentos” y “La cabalgata de los mendigos“.

Compártelo:
    emailPDFPrintBitacoras.comIdenti.caTwitterdel.icio.usDiigoFacebookMeneameBarraPuntoNetvibes
Categorías: ci-fi, libros

Pero… ¿se calienta o no se calienta?

Josemaría | 18 de enero de 2007 | 2 comentarios

De vez en cuando me pasa y me obsesiono con un libro. Afortunadamente no me ocurre muy a menudo porque me quedaría sin amigos ya que me vuelvo bastante insoportable y no hago más que darle vueltas a la misma conversación hasta que se me pasa o me olvido… Ahora llevo unos días enganchado con “Estado de Miedo” de Michael Crichton. Oí hablar por primera vez de este libro en el blog de Antonio Zugaldia hace ya unos meses y tan pronto como me enteré de que había sido editado en una colección de bolsillo lo anoté en mi lista de deseos. Y así me lo trajerón los Magos hace unos días.

estado de miedoLa trama del libro gira alrededor de una gran organización ecologista que no duda en utilizar a fanáticos eco-terroristas con objeto de provocar de forma artificial grandes catástrofes de forma que parezcan naturales y así amplificar la repercusión de sus mensajes y amenazas. Y, ya de paso, “hacer caja” claro.

A mi juicio no es un buen libro. La trama resulta a veces demasiado previsible y los personajes y situaciones son bastante ñoños. No obstante es de lectura fácil y no se hace pesado. Un best-seller típico, vamos. Pero es el transfondo del libro y la amplia documentación que lo acompaña (gráficos, referencias a textos y artículos científicos, veinte páginas de bibliografía) lo que te engancha despertándote un razonable escepticismo hacía algunas de las causas ecologistas que has defendido con ardor durante toda tu vida y que jamás te has atrevido a poner en duda.

¿Es concebible que detrás de la alarma provocada por la amenaza del calentamiento del planeta haya una estrategia política o económica? A fin de cuentas no es la primera vez que hemos vivido ocasiones similares en el pasado reciente. Tuvimos el llamado efecto 2000 que prometía paralizar los sistemas informáticos de quien no estuviera preparado causando caos, confusión y cuantiosas pérdidas económicas. A la sombra de este “gravísimo problema” prosperaron una gran multitud de consultoras de informática causando la mayor demanda de personal que jamás ha habido en nuestra profesión. A principios de 2000 comenzó la verdadera crisis cuando hubo que despedir u ocupar a tanto informático real o reconvertido. No se conoce ningún caso grave tras el cambio de siglo en ningún sistema informático y llevo muchos años trabajando en esto como para creerme que todo el mundo auditara sus sistemas ni que todos los que lo hicieron realizaran tan bien su trabajo.

Hace mucho menos tiempo, y con un tono más comparable al del cataclismo que se nos promete si no hacemos algo para remediar el cambio climático, tuvimos la letal amenaza de la gripe aviaria. Hoy día, después de toda la alarma social provocada, se reconocen unos 176 casos de esta gripe en todo el mundo de los cuales han muerto 97. No es por quitarle importancia a estos casi 100 muertos pero no parecen gran cosa para la prometida epidemia mundial. Laboratorios Roche, mientras tanto, sigue poniéndose las botas vendiendo Tamiflú a gobiernos y particulares con mensajes tan alarmistas (echadle un vistazo a la página oficial de ese medicamento que no tiene desperdicio) que parecen sacados de una mala película de terror. A lo mejor la epidemia llega en algún momento y el 50% de la población humana que sobreviva me echa en cara estas palabras tan ligeras pero por el momento de lo que si estoy seguro es de que hay unos pocos sinverguenzas de la industria farmaceútica que están cerrado muy bien sus cuentas de resultados durante estos años de incertidumbres.

¿Existen dudas razonables para pensar que el cambio climático y sus consecuencias no sean tal y como nos lo cuentan?¿Tal vez son estas contra-teorias las estrategias de la industria para sembrar dudas y confusión?¿Quizás hay ocultos poderes económicos y politicos en ambas posturas? Yo por el momento no tengo una opinión clara y si muchas dudas… Quizás “An inconvenient truth”, o el libro del mismo nombre avalados por Al Gore y presentados recientemente, sean un buen contrapunto para formarme una opinión. O ya acabar de enredarme del todo la que tengo… :-(

Compártelo:
    emailPDFPrintBitacoras.comIdenti.caTwitterdel.icio.usDiigoFacebookMeneameBarraPuntoNetvibes
Categorías: libros, opinión

aNobii, un servicio olvidado en esto de la web 2.0

Josemaría | 11 de enero de 2007 | Comentar

Uno de los servicios sociales más atractivo que conocí el pasado año es anobii. Te permite compartir con los demás tus últimas lecturas, etiquetarlas, puntuarlas y comentar lo que te han parecido, buscar gente con gustos similares a los tuyos, recibir recomendaciones en función de tus últimos libros, etc. Todo muy “web 2.0″. Tiene, además, algunas funciones bastante atractivas y que transcienden de lo habitual en este tipo de servicios como la posibilidad de gestionar el intercambio (físico) o comercio de libros entre los miembros. ¿Por qué, entonces, recibe tan poca atención?

Olvidándome de los servicios de noticias y de etiquetado (mantengo demasiada diversidad y promiscuidad en ambos) he hecho una pequeña lista con los servicios web que más he usado durante el pasado año. Son estos cinco: last.fm, youtube, imdb, flickr y anobii. Marginalmente suelo usar también ajaxilicious para llevar una lista de las películas que veo y bubbleshare para compartir álbumes de fotos. El resultado de buscar el nombre de cada uno de ellos en los motores de búsqueda de blogs más populares es el siguiente:

TechnoratiGoogle Blogsearch
youtube1.222.9422.079.208
flickr794.7641.471.210
bubbleshare8.2249.167
last.fm672.32969.522
imdb159.629317.935
ajaxilicious7397
anobii239179

Imagino que la existencia de amazon que ofrece en muchos aspectos los mismos servicios que anobii pero desde hace más tiempo (con lo cual la comunidad que tiene detrás es mucho mayor) tiene bastante que ver. Pero a mi, al menos en un par de aspectos, anobii me gusta más que amazon. En primer lugar se dedica exclusivamente a libros mientras que amazon se ha convertido en una suerte de mercadillo que cada vez se parece más a eBay. En segundo lugar su principal objetivo no parece ser la venta de artículos (aunque también pueden hacerse compras a través de amazon) sino el intercambio de información entre miembros. Apartar a un segundo plano el mercaderío siempre me ha parecido algo deseable en este tipo de webs.

Otro posible motivo es que, como comentaba Ricardo hace unas semanas que a él le pasaba, la gente está perdiendo el gusto de disfrutar de un buen libro… En fin, que lo que me queda claro con cosas como esta es que nunca me podré dedicar a esto que hacen los emprendedores de elegir un servicio antes de que tenga éxito y apostar e invertir en el porque lo que es visión de negocio no tengo mucha, no…

Y, por cierto, para todo el que como yo se haya cansado de dar cornadas para hacer tablas en wordpress: wp-Table

Compártelo:
    emailPDFPrintBitacoras.comIdenti.caTwitterdel.icio.usDiigoFacebookMeneameBarraPuntoNetvibes
Categorías: libros, web 2.0

Asegurar el futuro de una empresa

Josemaría | 4 de abril de 2006 | 1 comentario

Se que soy un caso extraño pero he de deciros que pago los seguros casi con alegría y con mucho optimismo pensando que es un recurso que, pese a lo que me cuesta, espero no tener que utilizar nunca jamás. Me gustaría que estas cosas se pudieran hacer de otra forma, que duda cabe, pero ante la falta de alternativas no me duele tener que hacer un desembolso que espero no tener que recuperar en la vida.

Los Planes de Contingencia (o de Recuperación ante Desastres, o de Continuidad del Negocio) deberían de verse de la misma forma: no se trata de algo que tenga una rentabilidad evaluable, sino de un ‘seguro’ en el que merece la pena invertir esfuerzo y horas de trabajo con la confianza de no tener que acudir a ellos nunca. Imagino que este es el problema para que tengan tan escasa aceptación… porque ¿cuántas empresas conoceis que elaboren un Plan de Contingencia? y de estas ¿cuántas se lo toman realmente en serio y lo auditan y hacen ensayos periódicos sobre el mismo? La verdad es que mi experiencia ha sido muy triste en este aspecto: las empresas por las que he pasado siempre han estado más preocupadas y han invertido más recursos en que el director de turno ‘sea féliz’ y tenga perfectamente configurado su movil con bluetooth que en asegurar el futuro del negocio ante un hipotético desastre.

Y, si lo pensamos friamente, tampoco es tan extraño. Bajemos al escalón más bajo: el usuario o el autónomo que trabaja en su casa con un único PC y que casi lo único de lo que debería de preocuparse es de hacer copias de seguridad periodicamente en un soporte externo. Si además las almacena en un lugar medianamente seguro y alejado del puesto de trabajo y translada una copia regularmente a, pongamos, la casa de un amigo y/o familiar ya podríamos considerar que se trata de un usuario modelo que ha desarrollado un plan de contingencia sencillo y natural. Si entre nosotros mismos, los que nos dedicamos a esto y creemos en la seguridad, nos cuesta mucho encontrar a alguien que siga estas sencillas pautas no tiene que resultarnos extraño de que no se trate de algo muy popular.

Para una gran empresa desarrollar un Plan de Contingencia va mucho más allá. Pensemos ahora en una empresa de un tamaño medio con una oficina de 100 personas y un sistema informático medio. Un Plan de Contingencia real debería de contemplar temas que van más allá de la recuperación de los sistemas informáticos como, por ejemplo, mecanismos para encontrar una oficina alternativa o para contratar velozmente personal de reemplazo.

Hay muy poca literatura respecto a estos temas (lógico por el poco interés que despiertan) por eso me sorprendió agradablemente encontrar hace un par de años un libro bastante notable y, por si fuera poco, escrito en castellano:

El libro abarca la elaboración de un Plan de Contingencia desde su verdadero inicio proporcionando los recursos y argumentos necesarios para ‘convercer’ al director de la necesidad de acometerlo pasando por análisis de riesgos e impacto, estrategias de comunicación, etc. En definitiva, una lectura altamente recomendable para quien le preocupen estos temas o tenga la necesidad de acometerlas.

NOTA FINAL: Desde hace unos días tengo a un usuario dándome vueltas para ver si puedo hacer algo con el disco duro del ordenador de su casa donde guardaba, aparte de las fotos, el trabajo de su esposa que es autónoma. Las copias de seguridad las hacía sobre una partición del mismo disco duro (…) Por supuesto el disco ha pasado ya por las manos de varios amigos “que saben mucho de esto” antes de llegar a mi así que yo no he querido ni tocarlo y me he limitado a recomendarle la dirección de una empresa especializada que le va a cobrar 1.500,00 € por la recuperación. Si es posible, claro.

Tomad nota.

Compártelo:
    emailPDFPrintBitacoras.comIdenti.caTwitterdel.icio.usDiigoFacebookMeneameBarraPuntoNetvibes
Categorías: libros, seguridad

Stanislaw Lem (12/09/1921 – 27/03/2006)

Josemaría | 28 de marzo de 2006 | 1 comentario

Conocí a Stanisław Lem a través de una adaptación de dos de sus relatos en el álbum Erase una vez en el futuro del genial Carlos Giménez. A partir de esta experiencia leí sus maravillosos Diarios de las Estrellas, los Relatos encontrados en una bañera, etc. y me encontré con un escritor fabuloso, dotado de un corrosivo sentido del humor y que coincide plenamente con la literatura de ciencia ficción que a mi me gusta, esa que la utiliza como medio para transponer situaciones y hechos cotidianos a una situación imaginaria y futura.

Ojalá que la vida le haya dado al menos la mitad de las satisfacciones que él ha sabido transmitir con sus historias.

Compártelo:
    emailPDFPrintBitacoras.comIdenti.caTwitterdel.icio.usDiigoFacebookMeneameBarraPuntoNetvibes
Categorías: libros, necrológicas

Harold Pinter: Arte, verdad y política

Josemaría | 9 de diciembre de 2005 | Comentar

Duro, valiente y comprometido el discurso de agradecimiento del británico Harold Pinter al premio Nobel de Literatura que le ha sido concedido este año. Había leído un extracto del mismo en un artículo de El País de ayer día 8 (no incluyo el enlace porque ya sabeis que los contenidos de hemeroteca son sólo para subscriptores) y gracias a la traducción al castellano que han coordinado desde las páginas de Escolar.net y que ahora se encuentra en su wiki en este enlace he podido disfrutar del texto completo.

Imagino que la impresión que me ha causado ha sido mucho más fuerte, no por lo conocido del cuadro que retrata, sino porque hace sólo unas semanas que me he terminado el libro Hegemonía o Supervivencia de Noam Chomsky y tengo muy fresco todo lo que brevemente refiere el señor Pinter en su discurso.

MÁS INFORMACIÓN:

Compártelo:
    emailPDFPrintBitacoras.comIdenti.caTwitterdel.icio.usDiigoFacebookMeneameBarraPuntoNetvibes
Categorías: libros, opinión

Literatura de hackers y para hackers

Josemaría | 21 de septiembre de 2005 | Comentar

blackhat El año pasado Fyodor (el creador de nmap, una de las más maravillosas herramientas que el software libre nos ofrece a los administrador de redes y responsables de seguridad) fue invitado a escribir uno de los capítulos de Stealing the Network: How to Own a Continent, un libro de ficción escrito por verdaderos hackers que recreaban el uso real de técnicas de intrusión para asaltar sistemas informáticos. El libro no se ha editado en castellano y es una lástima porque el inglés es para mi, al igual que para mucha gente de mi generación, la gran asignatura pendiente… pero aunque no me siento con fuerzas para comprarme el libro en inglés y leerlo, si pude disfrutar (aunque con esfuerzo, todo sea dicho) del relato escrito por Fyodor titulado Sendai’s Story y, posteriormente, de la traducción del mismo al castellano que hizo Sergio González: La Historia de Sendai.

Parece que el proyecto ha tenido el suficiente éxito como para editar una secuela (que en realidad es el tercer libro de la saga, puesto que en 2003 ya se publicó Stealing the Network: How to Own the Box) y este año se ha editado otro libro con la misma filosofía: Stealing the Network : How to Own an Identity. Aunque este año Fyodor no ha participado en el libro, ha recibido autorización de la editorial para publicar en su web uno de los capítulos y ha elegido el relato Bl@ckTo\/\/3r, escrito por Brian Hatch. Por el momento no hay traducción al castellano. Lo siento…

Y una última advertencia: no espereis en ningún caso maravillosos ejemplos de literatura. Olvidaros de eso por unos momentos: son hackers no escritores. Lo único que hay que hacer es dejarse fascinar por lo que unos cuantos privilegiados pueden hacer con un teclado. Y si, ojalá además de esto supieran escribir bien…

Compártelo:
    emailPDFPrintBitacoras.comIdenti.caTwitterdel.icio.usDiigoFacebookMeneameBarraPuntoNetvibes
Categorías: hacking, libros