Educación en las 3.000

Josemaría | 16 de marzo de 2007 | 5 comentarios

icono para textos sobre educaciónLa Barriada Martínez Montañez de Sevilla en el Polígono Sur es más conocida por los locales como “las 3.000″. Yo conocí un poco esa zona desde dentro hace ya años. Joaquín, un compañero de la Formación Profesional apodado “el vaqui” vivía por allí (concretamente en la calle Salud de los Enfermos… vaya nombrecito ¿eh?) y pasé por su casa en alguna que otra ocasión. Mi madre no supo nunca que puse el pie por aquel barrio (¡no me habría dejado!) y lo último que se del vaqui es que después de hacer la mili en la Legión se ganaba la vida trucando taxímetros. Pero la gran mayoría de los sevillanos nunca ha entrado en las 3.000 y todo lo más habrán pasado en coche por la Carretera Su Eminencia con la expresa recomendación de no parar bajo ninguna circunstancia en las proximidades.

Las 3.000, uno de los peores barrios de la Europa ricaLas 3.000 están compuestas por cinco barrios donde habitan unas 60.000 personas pertenecientes a, aproximadamente, 12.000 familias y está considerado como uno de los peores barrios de la “Europa rica”. La población del barrio no es totalmente homogénea: en la parte más cercana al centro de la ciudad tenemos un barrio obrero pobre pero aceptable mientras que en la zona más sur nos encontramos con lo que se conoce popularmente como “Las Vegas” o “La ciudad sin ley”. Hay muchas leyendas acerca de lo que pasa y lo que no pasa allí. Dicen que se roba la luz y el gas tomándolo de los tendidos generales, qué los servicios públicos (limpieza, autobuses e, incluso, la policía) se niegan a entrar en algunas de las zonas más problemáticas… También dicen que hay mucho arte y hace unos años se hizo popular un disco grabado allí. Sin pretender que sea representativo de la totalidad del entorno (ya os he mencionado que hay diferencias entre las distintas zonas) en la web de arquisocial teneis una galería de fotos bastante dura para que os hagáis una idea del estado de abandono y marginalidad en el que se encuentran algunas partes de este barrio. No todo el barrio es así pero os puedo asegurar que hay zonas aún peores de lo que se ve en las fotos. Para acentuar el contraste, os recuerdo que este barrio se encuentra a poco más de tres kilómetros del centro histórico de una de las ciudades más importantes de nuestro país y, posiblemente, una de las más bellas del continente.

Llegar a las causas por las que se ha creado un barrio así sería largo y posiblemente implicaría un amplio y vergonzoso repaso por la ineptitud de algunos de nuestros políticos, la iniquidad de muchos de nuestros empresarios y el desinterés de todos nosotros por problemas tan cercanos con tal de que no nos salpiquen demasiado. Pero el caso es que en este entorno tan difícil, que existe y que no debemos abandonar a su suerte, es en el que desempeñan su trabajo los profesores del IES Antonio Domínguez Ortiz, un centro volcado desde hace tiempo en ofrecer otras alternativas a los jóvenes de este barrio. Si quieres conocer algo de su trabajo puedes hacerlo a través del blog colectivo iguales en las 3.000 o del blog personal de Juanjo Muñoz, uno de sus profesores. Es a través de ellos (y del blog de Ramón Castro que les está echando una mano en este trance) que me entero que la Junta de Andalucía ha decidido suspenderles el Bachillerato a partir del año que viene alegando de forma ridícula el escaso número de alumnos matriculados en el centro. Por decirlo con palabras de ellos mismos:

¿Son pocos? ¿Cuántos son suficientes en una zona así? ¿Quién puede esperar que en este contexto se llenen las aulas de bachillerato cuando el referente más habitual es la venta de drogas, la delincuencia y, en el mejor de los casos, el empleo precario muy mal pagado?

Informarte de las injusticias que consentimos en nuestro entorno simplemente para que los demás podamos vivir mejor y eliminar esas antiestéticas chavolas de ese suelo “tan urbanizable” es un primer paso para impedir que estas situaciones se repitan. Apoyar a los profesores del Instituto Antonio Domínguez Ortiz en su intento por garantizar la continuidad de los estudios de Bachillerato en el centro firmando esta protesta es una forma de tratar de aliviar las consecuencias de los errores ya cometidos.

Compártelo:
    emailPDFPrintBitacoras.comIdenti.caTwitterdel.icio.usDiigoFacebookMeneameBarraPuntoNetvibes