Cancionero (y XXXIX)

clave de sol Abbey Lincoln, una de mis cantantes de jazz vocal favoritas y, posiblemente, la última de las grandes de este género murió hace unos días a la edad de 80 años. La conocí tarde, ya en los 90 y poco después de que apareciera su “A turtles dream” (me lo grabó en una cinta de casette alguien de la sección de cultura de El País) pero es, creo, la única persona o grupo de la que, de una u otra forma, tengo absolutamente todo lo que se ha publicado de forma oficial. Escúchenla y disfruten.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Throw it away – Abbey Lincoln

Abbey Lincoln

Instalando Pandora FMS en Debian

opinion Pandora FMS (Flexible Monitoring System) es una herramienta de monitorización de software libre (desarrollada por Ártica, una empresa española) que hace ya tiempo que tenía ganas de probar, así que aprovechando las vacaciones y el reciente lanzamiento de su versión 3.1 me he puesto manos a la obra. Al estilo de lo que dejamos por aquí hace ya unos años cuando hablamos de Nagios, tocaremos en esta primera entrada la instalación y primeros pasos y en posteriores posts veremos algunas de las principales tareas de configuración y gestión. Agarraos.

Vaya por delante que yo nunca he pensado que instalar y/o configurar Nagios sea algo complicado. Pero es que instalar Pandora FMS y crear un primer mapa de los elementos de tu red (que es lo que veremos hoy aquí) es tan fácil como comerse un bizcocho. No existen extrañas dependencias, no hay nada que compilar, ni arcanos ficheros que editar. La instalación de Pandora FMS es más fácil aún que la de wordpress, drupal o la de cualquier otro CMS vulgarote. Una verdadera gozada. Ya no hay excusa válida para no monitorzar el estado de tu red y de sus elementos de forma centralizada.

Pandora FMS está formado por tres componentes: servidor, consola y agente. A grandes rasgos, los servidores son las máquinas desde las que se lanzan los diferentes tests, la consola la que contiene la instancia de Apache a la que nos conectamos para administrar, configurar y monitorizar el conjunto y los agentes serían las máquinas a monitorizar. Una instalación típica de Pandora FMS tendrá una consola, uno o más servidores y tantos agentes (en máquinas windows o GNU/Linux) como deseemos. Para este ejemplo partiremos de una instalación limpia de Debian Lenny 5.0.5 eligiendo sólo los paquetes standard mínimos. Sobre esta máquina instalaremos el servidor, la consola y un primer agente.

Lo primero que debemos hacer es instalar las dependencias previas. Se trata, en su práctica totalidad, de paquetes estándar y disponibles en los repositorios stable de Debian. En la wiki del proyecto (con muy buena documentación, por cierto) hay un apartado dedicado a esto pero a mi me han faltado algunos. La lista que yo he necesitado es la siguiente:

# apt-get install snmp snmpd sudo xprobe2 nmap traceroute mysql-server mysql-client dbconfig-common apache2 php5 libapache2-mod-php5 php5-gd php5-mysql php-pear php5-snmp php-db php-gettext php-db php5-xmlrpc php5-ldap libtime-format-perl libxml-simple-perl libnetaddr-ip-perl libdbi-perl libhtml-parser-perl libmail-sendmail-perl libio-socket-multicast-perl libhtml-tree-perl graphviz

En segundo lugar, nos descargamos e instalamos las herramientas y dependencias que Debian no ofrece como paquetes estándar de las páginas del proyecto en Sourceforge.

Tercero: nos bajamos, también de Sourceforge, los paquetes de los tres componentes de Pandora FMS (consola, servidor y agente) y los instalamos igualmente. El paquete del agente que está disponible ahora mismo da un error de instalación que se soluciona siguiendo las indicaciones de este foro.

Se acabó la línea de comandos. Puesto que en la máquina en la que estamos haciendo la instalación no hemos instalado siquiera las X, nos vamos a nuestra máquina de escritorio, abrimos un navegador y cargamos la siguiente URL para iniciar la configuración:

http://<ip o nombre de la maquina>/pandora_console/install.php

La configuración se hace a través de seis sencillos pasos que podeis ver en las diapos de aquí abajo. Aceptamos la licencia, verificamos que todas las dependencias se han instalado correctamente, aceptamos los datos relativos a la base de datos y la instancia web y cumplimentamos los datos de un usuario con privilegios para crear la nueva base de datos y, muy importante, anotamos la contraseña aleatoria que nos muestra en la pantalla número 5.


Antes de entrar por primera vez en la consóla debemos de proporcionar al servidor la contraseña que se nos ha facilitado durante la instalación. Para ello editamos el fichero /etc/pandora/pandora_server.conf y localizamos en él el parámetro dbpass:

dbpass ghqshtvw

Finalmente relanzamos el proceso del servidor (que debe de haber abortado tras la instalación debido a la ausencia de esta contraseña):

# /etc/init.d/pandora_server start /etc/pandora/pandora_server.conf

pandora fms login Y esto es todo. Si ha habido algún problema debería de haber quedado reflejado en los archivos de log que se encuentran en el directorio /var/log/pandora. Si todo ha salido bien podemos ir a nuestra máquina de escritorio y entrar en la consola a través de la siguiente URL. El usuario creado inicialmente de forma automática es admin y la contraseña pandora:

http://<ip o nombre de la maquina>/pandora_console/

La pantalla inicial que se nos presenta tiene el aspecto de la imagen de aquí abajo (pulsa sobre ella para ampliarla). En la wiki de documentación del proyecto tienes una buena descripción de cada uno de sus apartados:
Pantalla inicial de Pandora FMS

Y vamos a terminar por hoy diciendole a Pandora que lance una tarea de reconocimiento para que veamos cuan fácil es crear un mapa de nuestra red. Para ello, y dentro del menú lateral de administración, desplegamos la opción de “Gestionar servidores” y pulsamos sobre “Gestionar tarea recon”. Pulsamos el botón de Crear y cumplimentamos la ficha con los datos de nuestra red:
Creando una tarea de reconocimiento en Pandora FMS

Ya experimentaremos más adelante con los campos de plantillas, puertos, etc. Por el momento sólo pondremos un nombre a la tarea, cumplimentaremos correctamente el “scope” de nuestra red y pulsaremos el botón de Añadir. La tarea se creará y se lanzará de forma automática. Si queremos ver el avance de la exploración vamos al menú lateral de operaciones, desplegamos la opción de “Servidores” y pulsamos sobre el nombre de nuestro servidor para que nos muestre las tarea que está ejecutando en este momento y el progreso de las mismas:
Creando una tarea de reconocimiento en Pandora FMS

Al terminar la exploración desplegamos la opción de “Ver agentes” (también en el menú de operación) y elegimos “Mapa de red”. Et voilà:
Mapa de red en Pandora FMS

Pulsando sobre cualquiera de los dispositivos mostrados en el mapa obtendremos una ventana de detalle como la siguiente:
Vista de detalle de un host en Pandora FMS

Y por el momento basta. Otro día seguimos con ella.

Rollitos de pollo rellenos

icono distintivo de los textos de recetas de cocinaRollitos de pollo rellenos

  • 300 grs. aprox. de filetes de pechuga de pollo.
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 cucharadas de tomillo.
  • 2 cucharadas de piñones.
  • Perejil fresco.
  • Queso de roquefort.
  • Medio limón.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta negra molida.

La pechuga de pollo debe de estar fileteada muy fina y la cortamos en tiras de aproximadamente tres o cuatro dedos de ancho (o el ancho que queramos darle a nuestros rollitos). Para el relleno tostamos los piñones y los picamos en la batidora junto con el tomillo, un puñado de perejil fresco, los dos dientes de ajo, sal, pimienta negra molida y el zumo de medio limón (con cuidado de no echar los huesos de este en la mezcla).

Una vez bien picado el relleno tendrá la textura de un paté. Extendemos bien las tiras de pechuga y las cubrimos con él. Añadimos el queso de roquefort desmenuzado en pequeños trocitos y enrollamos con cuidado la pechuga hasta formar rollitos. Normalmente no hace falta cerrarlos con palillos pero podemos hacerlo si nos apetece.

Precalentamos el horno a 170 grados, colocamos los rollitos en una bandeja de hornear, los espolvoreamos ligeramente con tomillo y perejil, los bañamos con un chorrito de aceite de oliva y los metemos en el horno. Los volteamos de vez en cuando y, cuando estén doraditos, los sacamos y los servimos junto con una ensalada a nuestro gusto (en la foto con queso de cabra y nueces).

Cine en julio’10

icono con claqueta de cine

Dos hombre y un destino Push Algunos hombres buenos
Millenium 1 Gracias por fumar El jefe de todo esto El erizo
Mr. Nobody Siete almas Millenium 2

Mr. Nobody (2009), con el permiso de lo del señor Goldman, es lo mejor que he visto este mes y, posiblemente, en lo que va de año. Tiene mucho de “Amelie” y de “Eternal Sunshine of the spotless mind”, algo de “los amantes del circulo polar” y, casi todo el rato, estética de anuncio de IKEA. Pero la historia es atrevida y optimista y lo que cuenta original e impactante. Yo he ido a verla dos veces a sala y al precio que está el cine ya ni me acuerdo de cuando fue la última vez que hice algo así… Así que no sean bobos y no se la pierdan que ya saben que estas cintas pasan sin pena ni gloria y no llegan ni al videoclub a menos que alguien se equivoque, le den un oscar y la reestrenen con fanfarrias y tamboriles la primavera que viene.

Lo del señor Goldman que os decía es Dos hombres y un destino (Butch Cassidy and the Sundance Kid, 1969) que he vuelto a ver (y a disfrutar) por enésima vez. Había escuchado por ahí en algún sitio que la historia escondía una posible relación homosexual entre Butch y Sundance pero he de decir que al menos yo no la veo por ningún lado. Si alguien tiene pistas de ello me las cuente, please.

El erizo (the hedgehog, 2009) es una historia entretenida y con personajes muy bien definidos. Me encanta el papel de Paloma, la niña, y me parece absolutamente increible la relación entre el vecino japonés guapetón y rico y la portera (que por muy cultivada que esté no deja de tener aspecto de portera y una frase de Tolstoi no hace milagros), pero la película es amena y está bien contada. Aunque me lo han recomendado no he leído el libro porque me niego a pagar 15 euros por 300 páginas en tapa blanda por mucho que use dos grafías diferentes en la composición (que para robarnos ya están los bancos y estas cosas ya no hay que componerlas a mano, joder) así que no puedo hacer comparaciones.

Gracias por fumar (2005) es una ácida y divertida comedia acerca del clima de prohibicionismo imperante en el occidente que nos ha tocado vivir. Hay que verla.

Algunos hombres buenos (1992) es de esas películas que puedes ver una y otra vez los sábados a mediodía sin aburrirte pero también sin encontrarle nada que te impida cerrar los ojos a ratos y luego seguir la trama sin temor a perderte nada. En ese aspecto cumple una función social inestimable. Push (2009) es un intento fallido de hacer una peli de mutantes con un planteamiento que a ratos (pocos) es interesante. y el jefe de todo esto (2006) es lo que menos me ha gustado de Lars von Trier. Se ve que a este hombre la comedia no le va.

En la categoría de grandes decepciones de este mes tenemos a las dos primeras pelis de la trilogía Millenium (los hombres que no amaban a las mujeres y la chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, ambas de 2009). Puedo entender (aunque sólo en parte) que los suecos quieran aprovechar el tirón de los libros (que tampoco comprendo del todo) y se lancen a hacer pelis como si fuesen rosquillas, pero creo que los amantes de la serie negra no nos merecemos este trato, la verdad. La clave de este tipo de cosas me la dió una conversación que escuché estas navidades. Una señora le decía a su hija frente a una estantería de la FNAC: “los quiero los tres”, señalando la trilogía de Millenium. No pude evitarlo y le pregunté que si se había leído alguno y, al responderme que no, le dije que si no era mejor leerse el primero antes de comprar los otros dos. “Se que me van a gustar”, dijo muy convencida. Y eso que difícilmente ha podido leer antes ninguna otra cosa de Larsson. Pues eso.

Y el premio al pestiño del mes se lo lleva Siete almas (2008). Empalagosa, predecible y gracias a su “esforzada” interpretación Will Smith entra por derecho propio en ese nutrido panteón hollywoodense de los-que-siempre-ponen-la-misma-cara-para-todo-hagan-lo-que-hagan. Si no fuese porque Rosario Dawson es absolutamente sexy por cualquier lado que se la mire no habría aguantado más de siete minutos de película