Citas (y III) – Yo sí que voto

lecturas

Cada vez que creo que el activismo digital español ha llegado a los límites del absurdo, los gloriosos líderes de la causa revolucionaria hispánica son capaces de ir más allá y descubrir nuevas fronteras. La economía será un desastre, pero se han pasado meses y meses obsesionados con una encendida defensa del derecho a que alguien busque la última temporada de Fringe por tí en los internets y te la enlace (le llaman ??libertad de expresión?).

De Materias grises en Politikon.es.

Publicidad

6 comentarios en “Citas (y III) – Yo sí que voto”

  1. elduende: Alguién ha escrito por ahí (¿tal vez en una novela de Grisham?) que una ley es como una banda elástica, sujeta fuertemente en los extremos pero susceptible de ser empujada a uno u otro lado por el centro. Casi cualquier ley sirve para muchas más cosas de aquellas para las que fue concebida. Si no, no harían falta los jueces para interpretarlas ¿no te parece? Pero de ahí a pensar que esta se va a usar para coartar la libertad de expresión de nadie va un mundo. ¿Crees de veras que con la ley Sinde le van a cerrar el blog a nadie por sus opiniones? La ley se ha concebido por motivos económicos y para satisfacer a determinados grupos de presión nacionales y extranjeros. Hasta ahí de acuerdo totalmente (con todo lo que esto conlleva, que no es poco). Pero, de veras, creo que hay que tener muchas ganas de manipular a los incautos para siquiera sugerir que se va a usar para otras cosas.

    Tenemos, además, un ejemplo bien reciente y en algo, a mi juicio, bastante más grave. Hace unos años hubo mucha polémica con la llamada “Ley de Partidos” que se creó expresamente para dejar fuera de la política a las fuerzas que apoyaban al terrorismo de ETA. Hubo, en ese momento, muchas quejas argumentando que la ley tal y como estaba redactada podía usarse para dejar también fuera de la circulación a fuerzas políticas incómodas que nada tuvieran que ver con ETA ¿No se ha hecho, verdad?

  2. Hay motivos más graves por los que no votar a los grandes partidos es evidente: la ley Sinde es una niñería comparada con los graves problemas de desempleo, pobreza, seguridad ciudadana, vivienda, educación y sanidad que tiene el país.
    Lo que ahora se nota mucho es que hay mucho hooligan de los grandes partidos preocupado porque no se les vote: veo muchos bloggers “concienciados” temerosos de que no se vote a su querido PP o PSOE, saliendo de sus cavernas y apelando la conciencia democrática, la participación ciudadana y tal.
    Es un poco coñazo ya esto: unos promoviendo la desobediencia por una chiquillada frente a los graves problemas del país y otros asustados porque su equipo/partido puede perder votos.
    Hemos convertido la democracia es un chiste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *