Cine en agosto’10

icono con claqueta de cine

la buena vida avatar la vida ante sus ojos
bella la princesa y la rana enemigos públicos up in the air
australia la casa de la pradera relaciones confidenciales incautos

Up in the air (2009) es lo mejor que he visto en el mes. George Clooney hace una caricatura casi perfecta de un individuo asocial que rechaza cualquier vínculo con el mundo exterior y que realiza de forma eficiente y pulcra un trabajo desagradable: despedir gente. Hasta que se enamora y decide cambiar de vida. Los tres últimos largometrajes que le he visto a Jason Reitman (Gracias por fumar, Juno y esta) me han gustado mucho, así que habrá que tenerlo en cuenta.

Incautos (2004) también me ha gustado mucho. Va en la misma línea de Nueve Reinas y, aunque no está a la altura de esta, es divertida y está bien interpretada. La vida ante sus ojos (2007) es también un thriller bastante aceptable y que te mantiene en vilo durante toda la película dándole vueltas a lo que puede estar ocurriendo en la pantalla.

En el plano nostálgico y nada objetivo está la adaptación al cine de La casa de la pradera (2005) que me he tragado sin pestañear y recordando a uno de mis primeros amores: mi adorada Laura Ingalls. ¡Ay!

Y ya. A partir de aquí todo ha sido cuesta abajo. La buena vida (2008) me confirma que en Chile, uno de los países americanos que más simpatía me suscitan, lo del cine no se da nada bien. La princesa y la rana (2009) es posiblemente lo peorcito que le he visto a Disney en muchos, muchos años. Australia (2008) es un petardazo infumable en el que sólo se salva la fotografía de los espectaculares paisajes australianos y, si está en tu onda, el espectacular torso de Hugh Jackman. Bella (2006) es un panfleto antiabortista del que lo único bueno que pude decirse es que no recurre a argumentos religiosos ni a moralinas excesivamente fáciles. Enemigos públicos (2009) es de lo peorcito que le he visto a Jhonny Deep quien, a mi juicio, ha pasado de ser un tío selectivo a la hora de elegir sus pelis a convertirse en un clon de Al Pacino: ahora mismo está involucrado en 3 películas en postproducción, una en rodaje ¡y 13 en desarrollo! Por último y hablando de Al Pacino, Relaciones confidenciales (People I Know , 2002) es una de esas muchas películas que se podría haber ahorrado y el mundo sería mucho más bello.

Mención aparte merece el fiasco del mes: Avatar (2009). Sigo sin entender la razón por la que alguien decide gastarse un pastón indecente en efectos especiales para su película y no es capaz de pagar algo de calderilla por un guionista en condiciones ¿Es posible que Cameron esté tan endiosado que no se de cuenta de que lo que ha escrito es un enorme truño resultado de mezclar Bailando con Lobos, Pocahontas y las ideas más simples de Dune? Lo segundo que no entiendo es como la gente puede decir que disfruta por el hecho de ver efectos especiales brillantes. Porque vale, la animación es técnicamente muy buena pero dos horas y media viendo estupideces brillantemente animadas es algo que, al menos a mi, me hace perder la paciencia. Y tres, sin desmerecer técnicamente la película y tratando de obviar lo vacío de la historia, yo jamás fui capaz de creerme que esos bichos azulones eran otra cosa más que dibujos animados extraordinariamente bien hechos cosa que, por ejemplo, no me ocurrió en ningún momento con Gollum de El Señor de los Anillos. No me esperen para ver la segunda parte.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *