Parece que por fin llegó el frío

Y como tengo buen corazón lo primero que se me ha venido a la cabeza esta mañana es lo mal que lo estará pasando doña Esperanza en esa mansión tan grande, con esos techos tan altos, sin paga extraordinaria y con poco más de 8.000 euros al mes… No he podido evitarlo y como aún lo tenía pendiente he corrido a hacer mi donativo. ¡A ver si entre todos la calentamos un poquito!

Donativo para la Espe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *