¿”Falsa iniciativa” o “trabajo excepcional”?

Pongámonos en situación antes de nada. Ayer martes se presentó y aprobó por unanimidad en el Congreso una proposición no de ley para la promoción del software libre. La presentación y defensa corrió a cargo de la socialista Lourdes Muñoz Santamaría la misma diputada que se encargó de defender el rechazo a la proposición de ley de implantación de software libre en la administración pública que en febrero del año pasado fue presentada al congreso por Izquierda Unida.

Las explicaciones que Lourdes Muñoz dió en su momento al rechazo por parte de su grupo no fueron, al menos para mi, nada convincentes. Os las dejo aquí por si os da pereza leer el enlace anterior:

No compartimos esta propuesta porque es incoherente, incompleta y estamos en desacuerdo con algunas consecuencias de su contenido, como son:

  • Una cuestión es promocionar los software libre, y otra, obligar a comprar y utilizar siempre este tipo de software. Votamos el promocionar la libertad de opción no la de imponer.
  • La propuesta vulnera las competencias autonómicas
  • Generaría problemas de inseguridad, al hacer publicar todo el software de la Administración sin ejecutar campos claves como Defensa o Seguridad del Estado.
  • Tendría efectos negativos en la inversión en I+D+i de tecnologías y software.

Ignoro completamente el tema de las competencias autonómicas pero de los otros tres puntos el primero entra de lleno en el famoso tema tantas veces discutido de la independencia tecnológica y los dos últimos son tan ridículos que manifiestan, una de dos, una terrible ignorancia o el ánimo de usar un argumento fácilmente “digerible” para engañar y/o confundir a quienes no saben de que va este asunto.

No existen, por el momento, notas oficiales de las dos grandes asociaciones que defienden el software libre en nuestro país pero desde Hispalinux se nos ha enviado una nota a los socios pidiendo la difusión de la noticia y Juantomás, su presidente, recoge con agrado la proposición del grupo socialista. Por su parte el grupo de trabajo español de la FSF aún no ha dicho nada oficialmente pero los primeros mensajes intercambiados en su lista de correos son de decepción. La crítica más dura a esta iniciativa la hace Juan Varela desde Periodistas 21 y, para quien quiera escuchar diversas opiniones, existen discusiones en Menéame y en Barrapunto (y II).

¿Mi opinión? Pues que salvo la visibilidad que se le estará dando a este tema durante dos o tres días esta proposición no vale absolutamente para nada. Es una propuesta cobarde y muy poco comprometida que dejará las cosas exactamente como están. De hecho y, si tenemos que buscar simpatías ideológicas hacía alguna de las tendencias en esta discusión, la propuesta del grupo socialista se asemeja más a los dictados de la Iniciativa para la Elección del Software que defiende “elegir el software por sus méritos y no por preferencias categóricas” que a las de las asociaciones de Software Libre. Nacho Escolar, desde su privilegiado puesto de invitado al Blog de Bloggers de El País, incide acertadamente en esta línea.

¿Por qué se defiende desde Hispalinux? Como decía aún no hay una nota oficial y quiero pensar que se busca más aquello del “menos es nada” que tratar de ser complaciente con el gobierno ante una iniciativa tan descafeinada. Sobre todo conociendo que en su día apoyó sin ambages la propuesta de ley de Izquierda Unida que era mucho más arriesgada ¿Por qué conformarse ahora con los restos?

ACTUALIZACI?NES: En kriptópolis también se despachan agusto. En libro blanco tampoco les emociona demasiado.

2 comentarios en “¿”Falsa iniciativa” o “trabajo excepcional”?”

  1. Es que es asqueroso la falta de respeto que tienen nuestros supuestos representantes políticos a los ciudadanos.
    Además de las evidentes ventajas que tiene el software libre en cuanto a modificación y distribución (que podrían generar mucho empleo en España) está el tema del ahorro de costes, que sería brutal.
    Pero claro, sabiendo quién asesora al Gobierno de Zapatero y sabiendo que el PP hará lo que beneficie a las grandes empresas antes que al ciudadano, ¿qué podemos esperar?
    Esto no ha sido más que un número de circo para salir del paso y decir en un futuro que se tomaron en serio el tema. Nada más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *