Un triste final para 2006

2006 no ha sido un buen año globalmente hablando. O al menos yo lo he visto así. Y no hablo de temas personales: para mi ha sido un año dulce y tranquilo en el que he acabado de aclararme y poner orden a lo que quiero hacer con mi vida en los próximos años. No, realmente no me puedo quejar. Pero este mundo…

Para colmo el broche final de los últimos días del año no ha podido ser más desesperanzador. Por un lado el nuevo atentado de ETA en Barajas rompe con las esperanzas y las ilusiones que muchos teníamos puestos en el proceso abierto aquel 22 de marzo que ahora aparece tan lejano. Por otro lado, el ajusticiamiento en la horca de Sadam Hussein abre otra brecha más en un conflicto que sólo puede ir a peor y que deja en evidencia una vez más la hipócresía de la justicia en este mundo. Hussein no era ninguna hermanita de la caridad pero ¿acaso merecía un castigo menor que quienes le facilitaron las armas con las que cometió sus horribles crímenes cuando aun era útil para los propósitos de occidente conteniendo a talibanes agfanos, integristas iranies o a la creciente influencia comunista en el propio Irak?

Las noticias del ultimo dia del año

Esperemos que este 2007 se presente mejor no sólo para cada uno de nosotros individualmente sino para la gran mayoría de los habitantes de este planeta.

Un comentario en “Un triste final para 2006”

  1. Vaya, con respecto a lo de ETA, observo que tenía razón en el comentario que hice ese día: la experiencia nos dice que no vale negociación alguna con ellos, que sólo se alimentan de la violencia perpetua.
    Con respecto a lo de Saddam, me parece bien que lo hayan ejecutado, aunque me hubiese gustado que hubiesen ahondado más en los juicios por todos los crímenes de guerra y contra la humanidad que cometió: creo que hubiesen sacado a la luz mucho más. Me ha parecido muy rápida la condena, cuando aun había mucho más que juzgar. Supongo que era para no levantar la liebre sobre la venta de armas durante décadas.
    Por cierto, lo de venderle armas a Saddam, pues si: Estados Unidos les proveyó cuando la guerra contra Irán, cuando Irán era el archienemigo de los Yunates … pero también es cierto que si Francia y Alemania se opusieron a la última intervención militar contra Irak fue porque le habían vendido armas a Saddam pese al bloqueo internacional, para sacar petroleo a cambio: encima, Zapatero usaba a Francia y Alemania como ejemplo de grandes países que se oponían a la invasión …
    Lo de vender armas es siempre un problema: sabes para que las entregas en concreto, pero nunca sabes para que las usaran luego. Y eso es algo que a los países occidentales les va a pasar factura todavía muchos años: tantas armas vendidas a tantos países y que luego se usarán contra los que las fabricaron.
    Personalmente, no vendería armas a cierto tipo de países: régimenes dictatoriales, populistas, países musulmanes, países africanos … son un polvorín. Y creo que el negocio no compensa con las perdidas que habrá.
    Igual que todos esos países a los que se les quería condonar la deuda externa. Me imagino la cantidad de armas que hubieran podido comprar. Intento tener un poco de buena voluntad y pensar que lo hubieran gastado en mejorar su situación, pero sé que no es así: armas, armas y armas.
    Vaya, un nuevo año y el Mundo sigue sin ser un lugar mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *