La idea es buena, pero él no lo escribió…

En la introducción del libro “Qué será de nosotros los malos alumnos” (2004) de Álvaro Marchesi, catedrático de Psicología Educativa y de la Educación de la Complutense de Madrid, se mencionan unos datos que, asegura, fueron proporcionados por P.M. Harter en el año 2000:

Si la población de la Tierra al final del siglo XX se concentrara en un pueblo de sólo 100 habitantes permaneciendo idénticas todas las proporciones de la humanidad actual, veríamos algo parecido a lo siguiente:

  • 57 personas serían asiáticas, 21 europeas, 14 del hemisferio oeste (tanto del norte como del sur) y 8 africanas.
  • 52 serían mujeres y 48 hombres.
  • 30 serían blancos y 70 no lo serían.
  • 30 serían cristianos y 70 no lo serían.
  • 89 serían heterosexuales y 11 homosexuales.
  • 6 personas poseerían el 59% de la riqueza total y las 6 serían de EE.UU.
  • 80 vivirían en casas por debajo del nivel mínimo.
  • 70 serían incapaces de leer.
  • 50 sufrirían de malnutrición.
  • 1 estaría próxima a morir y 1 estaría próxima a nacer.
  • 1 tendría educación universitaria.
  • 1 tendría ordenador

Estos datos que tratan de reflejar las diferencias y desigualdades que existen en el mundo, han sido publicados y referenciados en decenas de libros, charlas y documentos. Pero existe un pequeño problemilla con ellos: ni son reales, ni se deben al doctor Phillips Harter… El doctor Harter recibió una buena mañana por correo electrónico una cadena con estos datos y decidió remitirla a sus colegas y amigos. Con su firma al pie del mensaje. La cadena de correos se extendió a la velocidad de un relámpago y el resto es historia. Aún hoy se siguen viendo cadenas o referencias en libros de texto derivados de este mensaje (incluso algunas variantes que situan a las 100 personas en un autobus, un avión, etc.) y casi todas ellas siguen siendo atribuídas al pobre profesor Harter que, imagino, desde ese momento tiene mucho más cuidado con las cadenas que reenvía. Existe una versión más detallada de esta historia en la revista Fast Company y, para quien tenga prisa, una versión abreviada en netlingo.

A raíz del malentendido la revista Fast Company decidió hacer, en el año 2001, una nueva colección de datos similar a la de la cadena remitida por Harter pero contrastando los datos y citando las fuentes de dónde provenían. El resultado es esta segunda lista:

  • 60 serían asiáticas, 12 europeas, 15 del hemisferio oeste (9 latinoamericanas, 5 norteamericanas, y 1 de Oceanía) y 13 africanas.
  • 50 serían mujeres y 50 hombres.
  • 20 serían blancas y 80 no lo serían.
  • 33 serían cristianos y 66 no lo serían.
  • 20 personas poseerían el 89% del total de la riqueza.
  • 25 vivirían en casas por debajo de lo aceptable.
  • 17 no sabrían leer.
  • 13 sufrirían de malnutrición.
  • 1 morirá durante el próximo año y 2 nacerán en ese mismo periodo.
  • 2 tendrían educación universitaria.
  • 4 tendrían ordenador.

NOTA: La revista omitió el porcentaje de personas homosexuales incapaz de encontrar una fuente fiable para dicho dato.

La idea que trataba de recoger el mensaje que recibió Harter es buena: resulta muy difícil comprender la diversidad y las desigualdades de este mundo cuando se maneja una población de 6,5 billones 6.500 millones de individuos y los porcentajes siempre resultan mucho más fríos y distantes que las cifras redondas. 100 People es una fundación que nació haciéndose eco de esta idea para crear un retrato del mundo mucho más comprensible para todos, manteniendo estadísticas similares a estas continuamente actualizadas y documentando extensamente las fuentes de las que provienen los datos. Podeis consultar las últimas aquí.

4 comentarios en “La idea es buena, pero él no lo escribió…”

  1. ¡Ejem! Como suele ser habitual alguien ha traducido alegremente del inglés. Los billones ingleses no son como los billones españoles. El “billón” inglés corresponde a mil millones de los nuestros. En el mundo hay 6500 millones de personas, no 6’5 billones de personas.

  2. Los números nos acercan a la realidad. A mi me gusta siempre hacer mis artículos acompañados de cifras porque, al menos en mi caso, me ponen los pies en el suelo y creo que así ayudo a que los pongamos un poco todos. Con esos números de los que has hablado seguro que nunca me habría tocado ir a la Universidad… pero estamos en el lado rico de la luna. Ahhhh… que no estoy en Badajoz… hace ya un mesecillo que no me muevo de los madriles.

  3. Lo importante, es que existen enormes desigualdades en el mundo.

    Y es muy triste, porque con tan solo un reparto de parte de esa riqueza, el mundo sería más justo y muchos tendrían muchísimas más posibilidades de subsistencia.

    Pero parece que el egoísmo y avaricia de unos pocos, es mucho más importante que la mucha de muchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *