Polanco ha muerto

icono de cosas de la prensa y los medios“Y este es el hombre que hace que todos los días salgamos a la calle”. Fue la frase con la que Soledad Gallego, por aquellos entonces delegada de El País en Andalucía, me presentó a Jesús de Polanco allá por finales de 1993 durante la inauguración de la nueva delegación en Sevilla. Mi corazón debía de estar al borde de la taquicardia (comprendedlo: tenía sólo 24 años). Polanco me dio la mano sin mirarme siquiera a la cara mientras que pasaba de largo. Fue una mano blanda y sin fuerzas detrás de un hombre bajito, gris y que yo, si no supiera quien era, habría identificado con el eterno camarero de una taberna de viejos que sigue abierta sólo porque su dueño no tiene otra cosa que hacer más que ir allí todos los días. No había nada detrás de esa mano (nada que se pudiera percibir en quince segundos) que reflejara el poder que realmente existía detrás de ese apretón desganado y sin personalidad.

Y sin embargo lo había. Detrás de esa mano estaba el poder del mayor imperio de los medios que jamás ha existido en nuestro país. Un poder que abarca desde la educación que reciben nuestros hijos (Santillana), hasta la mayor parte de la información que recibimos los españoles por tierra, mar o aire (prensa, televisión y radio) durante las 24 horas del día y gran cantidad de los libros, películas y series de televisión de nuestros tiempos de ocio (Taurus, Aguilar, Sogecable, etc.). Demasiado poder detrás de una sola persona que, por mucho que quieran vendernos ahora en las esquelas y mementos, no ha sido nunca independiente. Los medios ya no los dirigen periodistas sino empresarios y Polanco eligió en su día una opción política, la apoyó en todo momento y su imperio creció a la sombra de la misma al mismo tiempo que ayudaba a darle estabilidad y credibilidad. Una simbiosis como tantas otras pero, a mi juicio, algo indeseable en cualquier sistema político democrático que debería de poseer los mecanismos necesarios para limitar este tipo de cosas.

No creo que haya sido un hombre malo, pero tampoco el hombre honesto, “referente de libertad”, “canonizador de demócratas” o “paladín de la independencia” que tratan de vendernos ahora. Al margen de estas valoraciones, a mi Polanco y su “imperio” me dieron la oportunidad de disfrutar de uno de los mejores trabajos que he tenido en la vida y de conocer a personas maravillosas en el. Desde aquí se lo agradezco profundamente y espero que haya disfrutado de su vida. Porque ya no le queda otra cosa.

6 comentarios en “Polanco ha muerto”

  1. Coincido contigo… demasiado poder para una sola persona, que fue de todo, menos independiente…

    Nunca me han gustado los medios periodísticos que tan claramente se mojan por una opción política… creo que los periodistas deben informar, y ser los ciudadanos quienes se formen sus propias opiniones sobre esas informaciones… y no al revés.

  2. Yo pienso que Polanco, podría haber sido cualquiera, en aquel momento se le cedió la oportunidad, Santillana, que no era otra cosa que un monopolio, y le hizo millonario, y luego vino lo demás por añadidura.

    Así es que si no se lo hubiesen dado a Polanco, se lo habrian dado a Tancredo, por dar un nombre.

    Las andanzas de este hombre en la tierra no han añadido nada nuevo, solo amasar una fortuna para su familia y paren Vdes de contar.

    Como la vida misma……

  3. Lo que se le critica, quienes le critican que no son pocos, no es que apoyara al bando 1, sino que apoyara y creara su imperio desde el bando 2 para luego poner todo ese poder al servicio del bando 1, que elaborara tramas con el único propósito de morderle la mano a su padre (o mejor digamos a su tío).
    Pero bueno, como persona no opino pues no tuve ocasión de conocerlo más allá de lo que los medios y algún familiar cercano me contaron, como empresario no tengo más que quitarme el sombrero ante su carrera, pero como ciudadano, como figura social no le profeso, profesé ni profesaré respeto ni admiración alguna.

  4. Me ha encantado la referencia a la educación, algo que no he visto demasiado estos días. Los libros de texto… Si tuviéramos tiempo de sistematizar la ideología panfletaria que hay en muchos de ellos daría asco comprobarlo. Efectivamente, ni bueno, ni malo del todo.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *