Javier Ortiz: 1948-2009

prensa Javier Ortiz ha fallecido esta madrugada y ha tenido el suficiente sentido del humor como para dejar escrita su propia necrológica. Son muchos años de desayunar leyendo en su blog sus columnas: El dedo en la llaga (hasta ayer mismo y escrito desde el hospital donde se encontraba hospitalizado desde hace semanas), sus Apuntes del Natural o, mucho antes, su Diario de un resentido social.

Como homenaje y, para los que no conozcáis su tono, aquí tenéis uno de sus primeros apuntes por Internet de este Diario de un resentido social:

Nosotros, las ratas.
Científicos de Oxford han conseguido alterar no sé qué en el cerebro de unas ratas y han logrado que se enamoren de los gatos. En lugar de esconderse de ellos, los buscan. Pero como el cerebro de los gatos sigue siendo el mismo, se zampan a las ratas, con gran satisfacción.
Lo que no entiendo es por qué no han bautizado al experimento con un nombre adecuado. “Globalización”, por ejemplo.

Lo echaré de menos.

Polanco ha muerto

icono de cosas de la prensa y los medios“Y este es el hombre que hace que todos los días salgamos a la calle”. Fue la frase con la que Soledad Gallego, por aquellos entonces delegada de El País en Andalucía, me presentó a Jesús de Polanco allá por finales de 1993 durante la inauguración de la nueva delegación en Sevilla. Mi corazón debía de estar al borde de la taquicardia (comprendedlo: tenía sólo 24 años). Polanco me dio la mano sin mirarme siquiera a la cara mientras que pasaba de largo. Fue una mano blanda y sin fuerzas detrás de un hombre bajito, gris y que yo, si no supiera quien era, habría identificado con el eterno camarero de una taberna de viejos que sigue abierta sólo porque su dueño no tiene otra cosa que hacer más que ir allí todos los días. No había nada detrás de esa mano (nada que se pudiera percibir en quince segundos) que reflejara el poder que realmente existía detrás de ese apretón desganado y sin personalidad.

Y sin embargo lo había. Detrás de esa mano estaba el poder del mayor imperio de los medios que jamás ha existido en nuestro país. Un poder que abarca desde la educación que reciben nuestros hijos (Santillana), hasta la mayor parte de la información que recibimos los españoles por tierra, mar o aire (prensa, televisión y radio) durante las 24 horas del día y gran cantidad de los libros, películas y series de televisión de nuestros tiempos de ocio (Taurus, Aguilar, Sogecable, etc.). Demasiado poder detrás de una sola persona que, por mucho que quieran vendernos ahora en las esquelas y mementos, no ha sido nunca independiente. Los medios ya no los dirigen periodistas sino empresarios y Polanco eligió en su día una opción política, la apoyó en todo momento y su imperio creció a la sombra de la misma al mismo tiempo que ayudaba a darle estabilidad y credibilidad. Una simbiosis como tantas otras pero, a mi juicio, algo indeseable en cualquier sistema político democrático que debería de poseer los mecanismos necesarios para limitar este tipo de cosas.

No creo que haya sido un hombre malo, pero tampoco el hombre honesto, “referente de libertad”, “canonizador de demócratas” o “paladín de la independencia” que tratan de vendernos ahora. Al margen de estas valoraciones, a mi Polanco y su “imperio” me dieron la oportunidad de disfrutar de uno de los mejores trabajos que he tenido en la vida y de conocer a personas maravillosas en el. Desde aquí se lo agradezco profundamente y espero que haya disfrutado de su vida. Porque ya no le queda otra cosa.

Alex Toth ha muerto

Leo con tristeza en La Carcel de Papel que ha muerto Alex Toth, uno de los grandes dibujantes de comics norteamericano. La noticia se comunicó a través del foro de fans del dibujante y ha sido confirmada por su hijo Eric.

El zorro según Alex Toth

ACTUALIZACI?N: En Zona Negativa han escrito una semblanza muy buena sobre Toth… Yo tampoco sabía que había participado en el comic de la Patrulla X original en el que aparecía por primera vez el Juggernauth y también fue una de mis historias favoritas de la Marvel durante mucho tiempo.

Stanislaw Lem (12/09/1921 – 27/03/2006)

Conocí a Stanis?aw Lem a través de una adaptación de dos de sus relatos en el álbum Erase una vez en el futuro del genial Carlos Giménez. A partir de esta experiencia leí sus maravillosos Diarios de las Estrellas, los Relatos encontrados en una bañera, etc. y me encontré con un escritor fabuloso, dotado de un corrosivo sentido del humor y que coincide plenamente con la literatura de ciencia ficción que a mi me gusta, esa que la utiliza como medio para transponer situaciones y hechos cotidianos a una situación imaginaria y futura.

Ojalá que la vida le haya dado al menos la mitad de las satisfacciones que él ha sabido transmitir con sus historias.