Cambios, cambios y más cambios

cosas personales Los que llegan aquí a través de Google (la gran mayoría) ni se darán cuenta, pero los tres habítuales habrán visto que últimamente tengo este chiringuito bastante abandonado. Los que tienen un contacto personal y habitúal conmigo fuera de aquí ya están al tanto. Esta explicación va para el otro 😉

Este verano me presenté por segunda vez a las oposiciones para profesor de Secundaria en la especialidad de Informática con objeto de dar clases en los Ciclos Formativos (la antigua FP, vaya). Y aprobé el examen, pero puesto que en realidad se trata de un concurso-oposición, los puntos de experiencia docente cuentan casi como el 50% de la nota final (4,95 sobre 10, hay cerca de 30 personas con el máximo y yo tengo un bonito 0) y la convocatoria de este año de la Comunidad de Madrid ha sido especialmente raquítica, me quedé sin plaza. La parte positiva, que la hay a pesar de todo, es que al haber sacado una buena nota en las pruebas (algo injusta, por excesiva, para el tiempo que le he dedicado, si he de ser sincero conmigo mismo), he quedado lo suficientemente bien colocado en la lista de interinos como para que me llamen casi desde el principio de curso. Y ahí estoy desde hace ya algo más de tres semanitas….

Si hay quien sigue pensando por ahí que el trabajo como profesor está especialmente bien recompensado que se olvide de ello. Habrá de todo, por supuesto, pero prepararse unas clases medianamente dignas para que un par de decenas de “hormonas con patas” mantengan minimamente el interés durante tres horas consecutivas es algo que requiere de mucho tiempo y dedicación. Tampoco digo que el trabajo esté mal pagado y/o recompensado, ojo, sólo que las condiciones me parecen justas. Ni por encima, ni por debajo de lo necesario.

Además, sigo colaborando como voluntario con la ONG en la que trabajaba hasta ahora y esto me consume aún más tiempo. Por el momento lo sobrellevo, pero el resultado es que puedo dedicarle muy poco tiempo a otros menesteres. Y así está esto. Por cierto, para quien le interese, la plaza para el puesto que he dejado libre como responsable de sistemas aún no se ha ofertado públicamente, pero está vacante, así que si ese lector que tengo por ahí está interesado, que me avise o se inscriba diréctamente por aquí. Una advertencia al respecto: una ONG paga, al menos para estos puestos, un salario muy por debajo de lo que se percibiría en otros sectores, así que es preciso que quien acuda a una oferta como esta tenga ciertas necesidades ya resueltas y aporte un exceso de motivación. A cambio se sentirá especialmente gratificado y tendrá el lujo de participar en proyectos que difícilmente podría encontrar en otros sitios.

La semana pasada, además, cumplí 40 años, que se dice pronto, pero que si te paras a pensar es, con suerte, la mitad de tu vida y posiblemente te deja apenas unos 20 años de margen para disfrutar de lo que podríamos considerar como una vida plena. Hasta el momento no me molesta envejecer. Lo considero algo, más que inevitable, perfectamente normal. Tengo la suerte, además, de que siempre he gozado de buena salud y me encuentro cómodo con mi forma física, así que por el momento no encuentro motivos de preocupación. Pero seguro que ya los tengo más cerca… Ah, tenía medio prepadada una tontuna para publicarla por aquí, pero no me dio tiempo a acabarla. La guardaré para cuando cumpla los 50 😉

Y… ¿Queréis más cambios? ¡Pero si hasta llevo dos semanas usando Gnome! 😛

P.D.: Está claro que debe de ser algo inevitable: otoño sigue siendo mi momento para los cambios

14 comentarios en “Cambios, cambios y más cambios”

  1. Gracias por tu consejo!

    Lo de la vocación me viene de familia, mi padre es profesor. Sí, sé que eso no es suficiente, pero este año hice el CAP y fue una experiencia muy gratificante.

    De nuevo gracias y pensaré en lo que has escrito.

    Un saludo

  2. Iván: creo que es un error plantearse el trabajo como profesor pensando sólo en las ventajas y los inconvenientes. Se trata de un trabajo altamente vocacional y creéme si te digo que si no te gusta la enseñanza o no aguantarás ni un año, o acabarás quemado y amargado en menos de dos. Piénsalo bien. Por otro lado, los profesores de ciclos formativos tienen por objetivo preparar a los chicos para su salida al mundo laboral y yo creo que estarás mucho más preparado para ello si has tenido algunos años de experiencia profesional en la empresa que si sales de la universidad y te preparas las oposiciones.

    Tabernera fantasma: muchas gracias por tus deseos y por esa deliciosa receta que espero probar en breve. Yo también espero que me reconozcas algún día por la lonja y podamos tomarnos unos vinos juntos.

  3. Oye, ahora leo esto… Enhorabuena por esas oposiciones. La enseñanza me parece ideal como trabajo siempre que tengas un buen equilibrio emocional y te guste la educación (si te gusta mucho mucho sufrirás, pero para eso está el resto de la vida, para compensarse unas cosas con otras). Y también enhorabuena por tus 40, son los mejores, y sabiendo cocinar… ni te cuento! jajajaj… Suerte con todo. Un beso!

  4. Hola,

    He entrado en tu blog buscando recetas y me ha sorprendido ver que eres un informático que ha acabado en la educación pues eso mismo me planteo hacer yo. Termino la carrera en Diciembre y planeo presentarme a las oposiciones de 2010.

    Me encantaría si pudieses hablarnos de tu experiencia personal con el trabajo. Pienso que tiene muchas cosas buenas: los horarios y las vacaciones sobre todo. Pero otras tantas malas. Y me gustaría conocer la opinión de alguien que ya está metido en el ajo.

    Un saludo y mucha suerte en todo.

  5. ¡Muchísimas felicidades aunque lleguen con retraso! me ha encando esa difícil verdad que has dicho: lo justo es lo que pagan. Ni por encima ni por debajo, efectivamente. Y muchísma suerte en todo el curso, que seguroque no te va a hacer ni falta.
    ¡Salud!

  6. Pues el habitual que no tiene contacto directo debo de ser yo… 😛

    Te prometo que me paso casi todos los días, actualices o no… 😀

    Pues lo de la plaza sí que es una putada… las cosas como son, y muy injusta la forma de evaluar. El tema de la experiencia debería de contar en función de la nota que tenga una persona, porque así no estarías discriminando a quien no tiene, o tiene poca, experiencia docente.

    Espero que al menos te empiecen a llamar (ya nos contarás) y en un par de años puedas meterte dentro… 😀

    Si te soy sincero yo también he pensado en algún momento en pasar a dar clases… pero tengo demasiado poco tiempo libre para poder hacer algo así.

    Un saludo.

  7. Bueno, bueno, bueno

    Te felicito por todo, cumpleaños, la interinidad (en cuanto sumes experiencia te haces con la plaza fija, yaverás) y espero que tus nuevas actividades no te impidan seguir dando lecciones, pero aquí, en el blog.

    Un saludo, y suerte.

  8. Pues no sé si darte la enhorabuena, porque sólo llevas un mes de clase. Igual cuando estés a mitad de curso estás preguntando si sigue vacante tu antigua plaza.

    Lo que es seguro es que tus alumnos van a aprender un momento.

    Y ánimo con los 40 que ya sabes que si veinte años no es nada (Gardel dixit) cuarenta son sólo el doble de nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *