Con windows pero sin el nuevo explorer

Aproximadamente el 69% de los que llegan a este blog lo hacen, según las estadísticas que me proporciona Analog con algún sistema operativo de Microsoft. El 28% de estas máquinas no usan ni windows Xp ni Windows 2003. Eso quiere decir que no podrán actualizar a Internet Explorer 7, la nueva versión del navegador de esta empresa. ¿Os parece esto una política comercial coherente? Algunas veces no consigo entender de una forma razonable como estos individuos han llegado a copar el mercado, pero desde luego no creo que haya sido gracias a políticas como esta.

José Luis Roca

El otro día, tras la noticia de la liberación de Emilio Morenatti, le comentaba a Antonio que Morenatti era uno de los dos fotografos que conocí en mis años de El País que suele difundir sus trabajos a través de Internet. El segundo (y no estoy haciendo rankings, sólo enumero) es José Luis Roca, otro buen fotógrafo gaditano dotado de una sensibilidad muy especial.
Echadle un vistazo a su página:

Fotos de Roca  Fotos de Roca  Fotos de Roca

Cambios otoñales

Si hago un repaso me encuentro con que tradicionalmente el final del año ha sido casi siempre el momento que he elegido para cambiar de trabajo cuando me siento cansado, aburrido o saturado. El 1 de Noviembre de 1994 dejé DEINSA para entrar en El País. También el 1 de noviembre pero del 2005 dejé en excedencia mi trabajo en TRAGSEGA para incorporarme a mi actual puesto: una pequeña empresa de servicios a través de la cual trabajo como externo en un Instituto dependiente del CSIC. El 1 de diciembre de 2000 dejé mi trabajo en INSA/IBM para incorporarme a MTP, una consultoría especializada en pruebas de software. El 2 de diciembre de 2002 dejé MTP para incorporarme en TRAGSEGA… Para colmo hace tan sólo un par de semanas he estado a punto de hacer una tremenda tontería y largarme a otro sitio en muy malas condiciones.

Otoño es un momento de cambios: cambia el clima, el color de las hojas… incluso cambiamos la hora, así que no debería de extrañarme. Seguramente hay algo metido en nuestros genes (o al menos en los míos) que nos empuja a seguir con esa rutina de cambios otoñales… recuerdo que en esta época mi madre siempre decidía cambiar de sitio los cuatro muebles que teníamos en el salón. El 14 de diciembre del 94 me compré un piso en Sevilla para irme, por fin, de esa casa de eternas mudanzas otoñales y el 10 del mismo mes pero en el 2004 nos mudamos a un piso algo mayor aquí en Madrid… ¡Miedo le tengo a estos meses!

Y no, no tengo tanta memoria (ya me gustaría, ya…). Me gusta anotar este tipo de fechas desde hace años y ahora puedo consultar mi archivo iCal desde Google Calendar.

Cacerola de cordero con ciruelas y piñones

La mayor parte de las cazuelas de carne con frutas que se preparan tradicionalmente en nuestro país provienen de las cocinas orientales (en particular de la antigua persia) y fueron introducidas en España a través de la antigua Al-Andalus, ese crisol de civilizaciones que llevó a Córdoba a convertirse en una de las ciudades más modernas y civilizadas entre el Atlántico y Asia Central y donde florecieron espectacularmente la ciencia, la filosofía, la poesía… y la cocina. La cazuela que os voy a presentar hoy (y que hace unas horas que acabamos de disfrutar y aún estamos reposando) está extraida y muy ligeramente adaptada de una receta del libro Nueva-clásica cocina Andalusí de Benavides Barajas. Se trata de un plato exquisito, fácil de preparar y que se conserva muy bien de un día para otro (yo, de hecho, la guisé ayer tarde para disfrutar de la mañana del domingo). Espero que os guste.

  • 1 kg. aprox. de cordero cortado en trozos pequeños (yo suelo comprar una pierna y pedir al carnicero que me la deshuese).
  • 1 cebolla
  • 300 grs. de ciruelas pasas
  • Canela
  • Medio limón
  • 100 grs. de piñones
  • Aceite de oliva
  • Arroz blanco o cous-cous para acompañar

Las ciruelas se colocan en agua templada durante dos horas (aproximadamente una hora antes de empezar a guisar porque tardaremos una hora más en necesitarlas). Se corta la cebolla en rodajas finas y se sofrie ligeramente. Antes de que se poche echamos el cordero y lo sofreimos todo junto hasta que está doradito y ha perdido casi todo el agua que ha soltado. En este punto añadimos una cucharadita de canela, el zumo de medio limón y lo cubrimos todo con agua caliente (aprox. medio litro) para que rompa a hervir inmediatamente. Tapamos la cazuela, bajamos el fuego y lo dejamos guisar durante unos 40 minutos.

Pasado este tiempo escurrimos las ciruelas las incorporamos a la cazuela y volvemos a tapar el guiso durante otros 30 minutos. Vigilar de vez en cuando que no se seque completamente ni se pegue dando unas vueltas pero con cuidado de no destrozar las ciruelas que son muy frágiles pues estarán blandas después de las dos horas en remojo. Pasado este tiempo apagamos el fuego y dejamos reposar. En el momento de servir se tuestan los piñones con un poco de aceite y se espolvorean directamente sobre cada plato.

Aunque los antiguos cocineros de este guiso no estarían muy de acuerdo conmigo en este punto, se disfruta mucho mejor acompañado de una buena botella de tinto. Nosotros hemos aprovechado también para probar el Viña Sabuco, un tinto madurado cuatro meses en las barricas de Palomar Sánchez, una de esas jovenes bodegas que están haciéndonos redescubrir los vinos de Castilla-La Mancha.

DISCLAIMER: La gente de la bodega Palomar Sánchez es amiga desde hace años e incluso les eché una mano (más testimonialmente que otra cosa) con la vendimia del año 2005. Otro motivo más para que me sepan mejor sus vinos… 😉

Fotografías panorámicas con Autostitch

Autostitch y wineTenía ganas de probar Autostitch desde que vi este post de Antonio Zugaldia pero no acababa de encontar el momento. Hasta ayer tarde. El día no acompañó mucho y eché de menos una de esas bellas y espectaculares puestas de sol con las que Madrid nos agradece a menudo las incomodidades del resto del día pero no hubo suerte en ese aspecto… Una lástima.

Autostitch es un programa increiblemente simple que permite componer de forma automática una foto a partir de un mosaico de muchas otras. Sólo existe versión para windows pero se ejecuta perfectamente mediante wine. La versión demo (totalmente funcional) se descarga desde aquí y no requiere ningún tipo de instalación: basta con descomprimir el archivo y ejecutarlo con wine sin ningún tipo de ajuste adicional. El único problema que nos ocasionará trabajar con la demo es que de vez en cuando caducará y tendremos que descargarnos un nuevo ejecutable. Así lo indica el autor en el apartado de FAQ sin dar muchos más detalles respecto al tiempo de vida de la misma.

El funcionamiento es bien sencillo. Primero, lógicamente, hacemos las fotos. No es preciso trípode ni mayores precauciones más que las lógicas: tomarlas todas desde la misma posición, que estén bien enfocadas, no cambiar determinados ajustes de la cámara entre cada foto (por ejemplo el nivel de zoom) y cuidar de que haya suficientes áreas de solape entre ellas. Y nada más. Yo tomé 22 fotos sin demasiado cuidado y haciendo dos hileras horizontales de 11 fotos cada una. Estas concretamente:

pic pic pic pic pic
pic pic pic pic pic
pic pic pic pic pic
pic pic pic pic pic
pic pic

A continuación elegimos las fotos (File->Open) le decimos que inicie el proceso (Stitch->Start) y nada más. La foto resultante se grabará con el nombre pano.jpg en el mismo directorio donde hayamos escogido las fotos originales. Y el resultado es este:

Panorámica de Moratalaz desde mi terraza

Los únicos ajustes que hice a los parámetros que el programa entrega por defecto (Edit->Options) fueron incrementar la calidad del JPG generado y del tamaño de la foto de salida. Después de un recorte con el Gimp quedó así:

Panorámica de Moratalaz desde mi terraza

El tamaño máximo que puedo guardar en mi cuenta ‘pobre’ de flickr no puede superar los 1024 pixeles en la mayor de sus dimensiones pero la foto que obtuve como resultado es de 9000×1440 pixeles y está escalada al 50%.

La fonera: primeras impresiones

Y bueno, al final yo también me he hecho con una. Mi caso entra dentro de esos muchos en los que este aparatito será, casi con toda seguridad, del todo inutil: vivo en un séptimo piso y aunque la ventana de mi cuarto de trabajo da a la calle y he puesto el router junto a ella no creo que la señal llegue al suelo ni de lejos. Tampoco serviría de mucho si lo hiciera porque lo único que hay es una calle de servicio sin comercios, ni bares, ni absolutamente ningún sitio dónde la señal sea provechosa. Bueno, si, un banco (de los de sentarse) y nada más… Pero bueno, que conste en actas que aunque no creo que FON llegue a ningún lado provechoso para una comunidad amplia de usuarios ni creo del todo en el proyecto y en su viabilidad permanezco cercano a él porque la idea de forma abstracta me parecio buena desde el primer momento… y porque me apetece jugar con el cacharro, que diablos. Pero empecemos desde el principio.

Solicité la compra de la fonera el día 3 de octubre y por el procedimiento ordinario. Aún no se habían lanzado las ofertas para usuarios de menéame y banda ancha pero tampoco creo que me hubiera acogido a ninguna de ellas a pesar de que soy usuario de ambos servicios desde casi sus orígenes: el coste del router es insignificante, imagino que los gastos de envío habría que pagarlos igualmente y sentía curiosidad por ver el trato que se da al usuario normal y la calidad de la logística contratada. A pesar de que el procedimiento de compra es rápido y claro y la forma de pago a través de PayPal es tan comoda como acostumbra no me gustó que una vez finalizado el proceso no recibí absolutamente ninguna notificación por correo por parte de FON. Personalmente prefiero los servicios de compra que, una vez finalizado el proceso, te envían un correo resumen de la operación y con un identificador de seguimiento de la operación para futuras referencias o reclamaciones. De otra forma me da la impresión de que es como si encargaras un objeto en una tienda y, a la espera de que lo reciban, te marcharas de allí sin un simple recibo o justificante de la operación que has hecho.

Una semana después (día 10 de octubre) no había recibido aún absolutamente ningún tipo de notificación del proceso así que les envíe una consulta a través del servicio de incidencias para saber en que estado estaba mi pedido y después de 48 horas de espera (día 13 de octubre… disculpamos el retraso contando con que el 12 era fiesta) recibí una escueta contestación con el identificador del envío a través de la compañía TNT para que lo comprobara por mi mismo. El correo llegó la misma tarde que una llamada telefónica de la empresa de mensajería pidiéndome fecha y hora para hacer la entrega. No se para que, porque solicité la entrega para el lunes 16 entre 17.00 y 19.00 de la tarde y no se presentaron en casa ni medio ninguna otra comunicación hasta el miércoles 18. A la hora que yo había señalado, eso si. Para colmo de males la caja venía empapada como si la hubieran sumergido en un cubo de agua. Ha llovido mucho esta semana pero a no ser que la trajeran en una pick-up descubierta tampoco me lo explico. Suspensos en logística vamos. Eso si, el chisme es realmente bonito y tiene un diseño externo muy cuidado y de apariencia sólida. Un punto a favor al menos en esto.

Pero antes de saltar a otra cosa un último punto que me desagradó: el día 20, menos de 48 horas después de recibir el envío, recibí un mail apremiándome de forma ridícula e imprecisa para que hiciera el registro del equipo:

Nos ponemos en contacto contigo para comentarte que en los próximos días vence el plazo de quince días para registrar tu Fonera. Una vez que la registres, obtendrás los premios de la promoción en la que has participado.

¿En los próximos días vence el plazo de quince días?¿cuántos son esos próximos días?¿a partir de que momento se cuentan? Ridículo vamos…

En cuanto al proceso de instalación y la documentación adjunta tampoco me quedo muy contento. No me voy a extender mucho en este terreno pero me choca que, por ejemplo, la documentación no indique como hacer la configuración sin usar una conexión inalámbrica y/o sin contar con un servidor DHCP. (Para quien le interese, esa información si está disponible en el foro de la empresa). Me resultó también particularmente feo que las guías de instalación estén totalmente orientadas al usuario de windows sin mencionar más que de pasada la posibilidad de que se quiera usar con otros sistemas. De acuerdo que el porcentaje mayoritario de usuarios tendrá algún tipo de windows y que la mayor parte de los usuarios de otros sistemas no necesitan de tantas ayudas, pero se echa de menos que un proyecto como este que, según sostiene, posee una sensibilidad especial hacía el software libre no le preste al menos un poco de presencia a las alternativas a los sistemas de Microsoft.

Pero bueno, echémosla a andar de una vez por todas a ver que tal. Mis referencias y puntos de comparación son los dispositivos que hay en la foto de aquí arriba: un router Comtrend CT-536+ y un punto de acceso D-Link DWL-2000AP. La fonera es, con diferencia, el que más se calienta y el más lento en arrancar (cerca de dos minutos) pero sorprendentemente y a pesar de lo ridícula que parece su antena es el que mejor alcance de señal tiene. No he tenido tiempo de comparar en las especificaciones técnicas la potencia con la que emiten la señal cada uno de ellos pero imagino que aquí reside su secreto.

La conexión que usa WEP debe de ser de algún vecino y las de FON son fácilmente reconocibles. Las otras son la del Comtrend (Valhalla) y la del DLink (La cueva de walker). En cualquier caso no es para tirar cohetes: la prueba está hecha en el salón de mi casa y a escasamente 10 metros de los puntos de acceso. Si me desplazo hasta la cocina (otros 10 metros aproximadamente) la señal se debilita hasta apenas el 5% y se corta de forma intermitente. Vamos que, como os decía, no creo que llegue a pie de calle ni de broma pero ya haré pruebas cuando deje de llover que ahora no apetece demasiado… 😉

Volviendo al plano físico, sentía bastante curiosidad en verla por dentro así que localicé los tornillos de la caja (ocultos bajo las dos ‘patitas’ delanteras) y le eché un vistazo a las tripas. Viendo que hay espacio de sobra para un disipador más eficiente y/o de mayor tamaño se entiende mucho menos el excesivo calentamiento del aparato, pero hace más de 12 años que no me dedico a temas de electrónica y tampoco soy un experto en estas materias así que no tengais demasiado en cuenta mi opinión en este aspecto.

  

Ahora bien, lo que si que me deja un terrible mal sabor de boca es que el equipo no pueda ser gobernado desde una conexión de red local por cable y que no sea accesible mediante ssh por defecto o, al menos, de una forma fácil y documentada por el fabricante. Me pregunto si es esta la configuración de un equipo que pretende ser social y abierto como dictan desde la publicidad de la empresa o la de uno que trata de que no se haga con el nada que su empresa no autorice previamente. En otro orden de cosas también creo importante en este tipo de equipos un botón de reset que permita devolver la configuración a los valores predeterminados en fábrica.

Por fortuna en cuanto al tema de habilitar el acceso a través de ssh ya hay varios posts por ahí como este de art-xtreme contando como solucionar este posible “error de fabricación”. Ayer tarde estuve de visita en Conectrol así que ya os cuento en unos días ;-).

Una cosa más antes de terminar: los mapas en los que se muestran los puntos activos tampoco parecen funcionar correctamente o al menos la velocidad de actualización de los mismos es bastante pobre porque mi fonera está registrada y activa desde ayer a media tarde y al terminar de escribir este post sigue apareciendo en naranja (inactiva) y leo en la información de dichos mapas que la última actualización se realizó a las 9.35 de hoy. Esperaré a la próxima pasada a ver si ya me ven…

ACTUALIZACI?N: A través de un comentario en el envío del artículo antes reseñado de art-extreme al menéame llego al hilo de un foro de DD-WRT donde Brainslayer, creador del OpenWRT y uno de los fichajes estrella de FON, se lamenta de la calidad de la fonera:

Due the bad quality of this device I do not plan any support right now. I will wait until I see a benefit in it.

I know. Thats the problem. Currently everything is running well on the broadcom line and I dont want to bring people onto another device which is not very good from my point of view

Recomiendo encarecidamente la lectura del mencionado hilo del foro de DD-WRT porque hay mucha información útil acerca del dispositivo. También parece leerse entre líneas que Brainslayer no está demasiado contento con su antigua empresa… O eso o últimamente veo demasiado “el tomate”, me temo 🙁

Frases estúpidas (y IV)

“No tenéis un contrato porque no sabéis inglés y no sabéis manejar el Photoshop.
Si estuviérais bien formados, tendríais trabajo?.

Miguel Ángel Rodríguez, ex-ministro de Aznar (ese hombre), refiriéndose a los estudiantes de periodismo en el CINP (Congreso Internacional de Nuevo Periodismo) y tan cercano a la realidad social de su país ahora como en aquellos tiempos…

Merluza a la sidra

Hoy toca receta de pescado facilona, barata (unos ocho euros para cuatro personas) y que se prepara en apenas 20 minutos. Está, lógicamente, mucho más rica si la preparamos el sábado con merluza fresca recien traida de nuestro mercado favorito pero sirve igualmente para desavios de a diario con un paquete de lomos de merluza congelada.

  • Una cola de merluza de aproximadamente 1 Kg. abierta y cortada en lomitos
  • 5 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 200 grs. de salsa de tomate
  • 2 patatas
  • ½ botella de sidra natural
  • Harina de freir
  • Aceite de oliva
  • Perejil fresco
  • 1 Guindilla
  • Sal

Se sofríen la guindilla, los ajos y la cebolla picados bien finos (si no queremos que esté demasiado picante dejamos la guindilla entera) en una cazuela amplia. Cuando el ajo este dorado y la cebolla bien pochada se incorpora la merluza, previamente pasada por harina. Se le dan un par de vueltas rápidas con mucho cuidado de que no se despedacen los lomitos y luego, teniendo cuidado de dejar la merluza con la piel hacia abajo, se añade el tomate y la sidra. Se menea un poco la sartén para que se mezcle todo, se ajusta de sal y se deja cocer a fuego lento durante diez minutos.
Pelar y lavar las patatas, cortarlas en rodajas y freírlas. Una vez hecho esto, se echan en la cazuela, se espolvorea todo con perejil picado y se deja en el fuego otros cinco minutos.