(Más) pequeños cambios

opinion El primero es evidente, creo. La foto de la cabecera para esta temporada es de un curioso arriate compuesto por botas militares reutilizadas para hacer las veces de macetas (o tiestos, que se dice en mi tierra), una función bastante más provechosa que la de servir de calzado a un descerebrado que sigue jugando a las batallitas después de haber cumplido los 20 años. Lo vimos en lo que parecía un espacio de actuaciones alternativo en Berlín y aquí tenéis otra toma:

dscf1046

El segundo es que, después de nuevos problemas con él, he decidido pasar de feedburner. No lo he desactivado y, por el momento, tampoco tengo intención de hacerlo, así que nadie debería de tener problemas por seguir usándolo, pero por si acaso que sepáis que los feeds de este blog ya no se redireccionan de forma automática al servicio de Google. Si quereís actualizarlo, por favor, hacedlo con este enlace.

3 comentarios sobre “(Más) pequeños cambios”

  1. Antes de Granada están Ceuta, Melilla y las Canarias, presas codiciadas de un régimen expansionista, el marroquí, que emplea el nacionalismo como distracción a sus problemas internos. ¿Crees tú que los marroquíes no habrían ya ocupado estos territorios españoles si no fuese porque tenemos ejército?
    ¡Cuánta inocencia y buena voluntad en el mundo! Así nos va: no hay alianza de civilizaciones posible cuando algunos tan sólo pretenden avasallar. Y ese es el caso de Marruecos, con su reciente imperio creado sobre las cenizas de unos saharauíes abandonados por el Gobierno español cuando eran ciudadanos españoles.
    En 1975 se cometió un acto de traición sin precedentes al no disparar contra esa masa de harapientos invasores que robaron un futuro mejor a los saharauíes: ¿permitiremos que suceda lo mismo con Ceuta, Melilla y las Canarias? Espero que no.

  2. ¡Ay, Sergio! Tú y yo tenemos que tomarnos unas cañas un día de estos porque no es posible… Eso del peligro de invasión marroquí es algo que sólo ves tú y cuatro más… ¿Eres consciente de ello? ¿Crees de verdad que si no hubiera sido por el valeroso e indómito Trillo y el ínclito Aznar hubieran pasado del islote de Perejil a Granada?¡Anda ya!¡Ni siquiera tú puedes creerte eso!

  3. “botas militares reutilizadas para hacer las veces de macetas (o tiestos, que se dice en mi tierra), una función bastante más provechosa que la de servir de calzado a un descerebrado que sigue jugando a las batallitas después de haber cumplido los 20 años”

    Pues me temo que los militares no juegan a las batallitas en todos los sitios del mundo: hay batallas reales. Y sin militares en España, por ejemplo, tendríamos al amigo Mohammed en la puerta de nuestras casas obligándonos a seguir su voluntad.
    Mientras en el mundo haya pueblos, naciones y países distintos los ejércitos serán necesarios: no es una necesidad ficticia, sino real. Todos los grupos humanos aspiran, de una forma u otra, a imponer sus costumbres a los demás: unos tienen ejércitos para atacar y otros para defenderse.
    No es bueno creer la infantilada de “sin ejércitos no habría guerras”. xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *