Series, series y más series… (y II)

icono televisiónSegunda entrega del “coleccionable” que empezamos por aquí dedicado a recomendar o a desaconsejar series para adictos al género o papás y mamás sin más de 45 minutos al día. Recordad la única norma: sólo valen series que lleven por el momento una única temporada. ¡Y empezamos!

Almost HumanAlmost Human. La pareja protagonista son un poli chulazo y bruto pero con buenos sentimientos y un remilgado y obsoleto androide que le han asignado como pareja. Así dicho no resulta demasiado atractivo, ya, pero los casos a los que se enfrentan suelen ser interesantes, el futuro que describen inquietante y al final la serie funciona. No he terminado aún la primera temporada pero por el momento no me aburro…

Under the DomeUnder the dome. Un buen día en un (aparentemente) aburrido y tranquilo pueblito de la america rural aparece una especie de burbuja transparente e infranqueable que lo rodea por completo y para la que nadie, ni dentro ni fuera de ella, parece tener explicación. A partir de ahí empezamos a ver que el pueblito no es tan aburrido como parece y que todos allí tiene un pasado. Algunos hasta media docena. Aburrida hasta límites insospechados, con unos personajes tan poco bien perfilados que casi resultan cómicos y una trama tan ridícula que al final ya te da igual de donde haya salido la maldita cúpula y si se mueren todos de lo que sea. Por increíble que parezca han aprobado una segunda temporada… Evitadla, please.

Orphan BlackOrphan Black. Una huérfana canalla y barriobajera se encuentra por casualidad en un metro de New York con la que parece ser su gemela justo en el momento en que se tira bajo las ruedas de un tren. Roba sus pertenencias, la suplanta, y descubre que se trata de una acomodada poli… y que hay bastantes más gemelas iguales a ellas dos. De lo más interesante que vi el año pasado, la verdad. Y si te das prisa aún estás a tiempo de pillar la segunda temporada (que empieza el próximo 19 de abril) desde el principio.

NashvilleNashville. Los personajes recuerdan bastantea a los de series míticas de los años 80 como Dallas o Dinastía y eso la hace divertida. La música, además, es bastante buena si te gusta el country y el bluegrass… Al final, en cualquier caso, decidí suscribirme a las listas de temas de Spotify (aquí y aquí) y abandonarla…

NOTA: La segunda temporada está ahora mismo a medias pero cuando yo la probé cumplía con la norma ¿eh?


The Michael J. Fox ShowThe Michael J. Fox Show.
Serie cancelada antes de terminar su primera temporada, así que no os hagáis mucha ilusión con ella. El título ya recuerda a series de otros tiempos, al estilo de el show de Bill Cosby y similares. Más moderna, claro y con un punto de irreverencia que huele a falsa a grandes distancias… pero aún así siento mucho que el retorno del señor Fox haya sido tan terriblemente malo. A la próxima.


Agents of SHIELDAgents of SHIELD.
Sin ser nada del otro mundo, ha mejorado bastante desde unos primeros capítulos ñoños que hacían temer algo enfocado a adolescentes parecido a Smallville o Arrow a… algo un poco menos ñoño 😛 . Lo mejor: ese episodio donde un desertor asgardiano vive oculto como profesor en la Universidad de Sevilla (con exteriores reales rodados en esta ciudad). Doy fé de que si fuese real podría pasar totalmente inadvertido 😀

The BlacklistThe Blacklist. Predecible en casi todo, pero violenta y sin concesiones y eso (y poco más) hace que sea entretenida de seguir. Aún así, hay algo que funciona y me estoy tragando la primera temporada completita…


True DetectiveTrue Detective.
Se han dicho tantas cosas de esta serie (algunas tan extremadamente ridículas que la elevan casi a lo mejor que se ha hecho en toda la historia de la televisión) que yo paso de hacer juicios que luego me llueven piedras. Es buena y tiene personajes fabulosos, bien construidos y mejor interpretados. Sobra, quizás, un poco de misticismo cristiano y se agradecen las incontables referencias que hacen a toda la mitología creada por el círculo de Lovecraft y la recreación de esa América profunda irracionalmente religiosa que tanto morbo nos provoca a algunos. Hay que verla, si, pero sin volvernos locos ¿eh?

House of Cards BBC 1990House of Cards (1990). Si te está gustando la nueva versión de la serie de igual nombre producida por Netflix, merece la pena que le eches un vistazo a esta miniserie de cuatro episodios de la BBC en la que está inspirada. Es bastante más inocente y menos agresiva que su remake. También tiene un aire bastante más cómico a ratos y se nota mucho más viejúna como es lógico, pero la he disfrutado bastante.

Believe Believe. La serie va de una niña con poderes paranormales que está siendo perseguida por dos grupos diferentes: uno con contactos gubernamentales que la quiere para experimentar con ella con fines armamentísticos y otro que pretende protegerla de los primeros. A pesar de lo visto y simple del planteamiento, llegaba apadrinada por Alfonso Cuarón, así que parecía que había que darle una oportunidad… Y se la he dado, conste, pero apenas he podido resistir los tres primeros episodios de rigor. Es ñoña y boba hasta decir basta. Pasa de largo.

Resurrection Resurrection. Esta otra, sin embargo, venía precedida por la etiqueta de ser el nuevo Lost y eso era ya suficiente motivo para evitarla… y sin embargo he picado con los tres primeros capítulos y diría que más que Lost me parece un sucedáneo de Under the Dome. E igual de mala que ella. Vamos que me planto aquí y me trae sin cuidado para que y de donde vienen estos muertitos tan tristes…

Dracula Drácula.
Ni cuatro episodios he aguantado a este vampiro megalómano y empeñado en invertir en la invención de una especie de fuente energética inalámbrica. ¿Puede haber algo más ridículo que una criatura de la oscuridad que promueve la invención de una fuente de energía para proporcionar luz artificial? Pues así toda…

Cosmos 2014 Cosmos: A Space-Time Odyssey. No se si se puede considerarse como una serie (imagino que si, aunque sea una serie documental y no de ficción ¿verdad?), pero aún así la dejo por aquí por si no te has enterado de que se está emitiendo una nueva versión de los clásicos documentales que hicieron mundialmente popular a Carl Sagan en los años 80 y que merece la pena verlos.

SERIES DE ?LTIMA HORA: The Red Road, una más de Montescos y Capuletos en una comunidad india estadounidense con líos de droga de por medio, y Soufthcliffe, una miniserie británica con muy buena pinta de la que se tan poco como aparece en su ficha de IMDB, son dos recomendaciones de última hora que aún no he podido empezar a ver. Ya os contaré en otra entrega…

Series, series y más series…

icono televisiónNunca me han gustado las series. Salvo Friends, claro. A mi juicio no son más que telenovelas para públicos “diferentes” donde el desarrollo de la trama se hace forzadamente lento capítulo a capítulo sin que apenas pase nada en ninguno de ellos. Y, que diablos, que no hay tantas historias que necesiten 10 horas (¡o más!) para narrarse y que puedan ser realmente interesantes. Se salvan, claro, aquellas que presentan una estructura de capítulos autoconcluyentes atados por el hilo conductor de sus protagonistas que van mostrando algún tipo de evolución más o menos conseguida. Pero vamos, eso ya estaba ahí con Los hombres de Harrelson, El superheroe americano, Luz de luna… ¿Os acordáis?

El chip me cambió hace dos años. Desde que nació Juanito empecé a verle la utilidad a estas pequeñas piezas de pseudo-cine que duran entre 40 y 50 minutos: el tiempo ideal durante el que eres capaz de mantener el interés (¡y los ojos abiertos!) una vez que has acostado a la bestezuela. Máxime en estos tiempos en los que los directores se han vuelto locos y es casi imposible encontrar una peli con un metraje inferior a los 120 minutos ¿Tanto ha bajado el precio del celuloide? Ah, espera, que ya no se usa celuloide… 😛

Pero bueno, a lo que vamos. Durante el último año he descubierto varias nuevas series y alguna de ellas ha sido gracias a recomendaciones de gente de la que me fío. Para “devolver el favor” (y buscar posibles reemplazos) voy a hacer aquí una lista de lo que estoy viendo o he visto últimamente y si las considero aprovechables o no. Ojo: sólo series que aún están en la primera temporada. Para las consolidadas no hacen falta recomendaciones y hay fuentes mejores que este blog. Ahí van:

House of CardsHouse of Cards. Posiblemente lo mejor que he visto en lo que va de año. La conocí a través de Antonio de Error 500, un malagueño al que jamás haré caso de una recomendación músical (¡tiene un gusto pésimo!) o para comprarme un portátil (demasiado pijo) pero que me ha descubierto de vez en cuando buenos libros. Y ahora una serie. La empecé con miedo porque El ala oeste de la Casa Blanca me parece, a pesar de sus miles de fans, un truño falso y blandengue y me temía algo similar. Para nada. Se trata de una serie que refleja de la forma más real y descarnada las miserias, corruptelas y servidumbres entre políticos, periodistas y grandes empresas. Si, si, como ver el telediario todos los días. La temporada 2 se emitirá en 2014 pero aún no tiene fecha de estreno.

Bates MotelBates Motel. Los Bates, madre e hijo, acaban de comprar el Motel que hicieron famoso en la película Psicosis y se trasladan allí con objeto de empezar una nueva vida. Eso si: en la época actual de iphones y demás. La perturbadora relación entre madre e hijo se presenta bastante creíble pero hay algo que falla y que no me deja disfrutarla. Es predecible, los personajes son muy planos… no he sido capaz de aguantar más de los tres primeros episodios que le concedo a una prueba. Descartada.

Hannibal Hannibal. Y otra de psicópatas. Esta recrea los años en los que el Doctor Hannibal Lecter (para los más jóvenes, psiquiatra obsesionado por el canibalismo y popularizado en la literatura gracias a las novelas de Thomas Harris y en el cine con El silencio de los corderos) dirige una consulta íntimamente ligada con la unidad del FBI de ciencias del comportamiento, la división encargada de capturar a los asesinos en serie más sanguinarios y transtornados. Los personajes son interesantes y están bien construidos (en particular Will Graham, el alter-ego del doctor Lecter que lucha por controlar sus inclinaciones) y no se ahorran detalles en la recreación de los escenarios del crimen. Los diálogos y situaciones encaminados a reflejar el complicado mundo de las enfermedades mentales, su tratamiento y su padecimiento también están muy logrados. La segunda temporada también está ya garantizada para el año que viene y yo la espero con apetito. Por cierto: el doctor Lecter se presenta como un exquisito gourmet conocedor de los más delicados y sofisticados manjares, pero después de verlo hablar sobre el jamón serrano, cortarlo usando un cuchillo de cocina y comerlo con tenedor el personaje pierde bastante… 😉

ArrowArrow. Está centrada en Flecha Verde, un superheroe de segunda fila de la DC que, por si no lo conoces, no se trata más que de un clónico de Batman: un millonario playboy que ha perdido a su padre en extrañas circunstancias y que con la ayuda de un extraordinario entrenamiento físico y mental y un montón de juguetitos de alta tecnología se convierte en un justiciero enmascarado. Lo único destacable de la serie es el impresionante físico del protagonista. Salvando esto, está enfocada a un público demasiado adolescente para engancharme (copiando el estilo de Smallville). Alejaos de ella a no ser que tengáis menos de 17 años o disfrutéis viendo bellos y esculturales cuerpos masculinos.

VikingsVikings – Descubierta gracias a mi amigo Kade (quién, por cierto, se ha embarcado últimamente en El contragolpe, un proyecto que os encantará si os gusta el deporte). Su punto fuerte es la posibilidad de conocer los ritos y costumbres de una cultura tan diferente a la nuestra y la confianza de que, estando avalada por el Canal History, debería de estar bien documentada. La historia que relata no da para mucho (al menos hasta ahora) pero, inexplicablemente, me he tragado la primera temporada sin pestañear y aplaudo que hayan renovado por una segunda.

DefianceDefiance. Esta tampoco me ha funcionado. Personajes poco convincentes, ambientación y maquillaje muy falsos… Su atractivo debería de ser la historia de convivencia y enfrentamiento entre distintas razas intergalácticas muy diferentes que se ven obligadas a convivir en una tierra post-apocalíptica pero, a mi al menos, sólo me transmite sopor y aburrimiento. A la hoguera.

Zero HourZero Hour. Recomendación de mi amigo Guillermo (que tiene su hogar digital por aquí). En EE.UU. no ha funcionado bien y, después del tercer episodio, la relegaron a un horario de segunda categoría. A mi, sin embargo, me enganchó desde el primer momento a pesar de que no tenía ninguna papeleta. Mezcla una trama que combina de forma incoherente las conspiraciones pseudo-histórico-religiosas de los libros de Dan Brown con las aventuras de Indiana Jones. Pero mola. Que queréis que os diga: asumo mis contradicciones…

ElementaryElementary – Sherlock Holmes está de moda, es evidente. Tenemos la adaptación al cine de Downey Jr., la fabulosa serie británica que lleva ya dos temporadas (y regresa en octubre con la tercera) y ahora esto que, posiblemente, es el peor producto de los tres pero que, aún así, aguanta el tipo y se hace entretenida. En este caso el nuevo Sherlock vive en el New York de nuestros días y Watson (Luci Liu) es un asistente contratado por su padre para ayudarle a superar sus problemas de adicción a las drogas. Las historias son irregulares y a veces abusan del síndrome del mayordomo (el culpable es ese personaje que sale cinco minutos al principio del episodio y no le volvemos a ver el pelo hasta el final) pero la mayoría de las veces te dejan participar de la deducción que conduce a la resolución del caso. Lo dicho: no es Sherlock pero ayuda a hacer agradable la espera hasta octubre.

ACTUALIZACI?N: Utopía es otra serie inglesa a la que he llegado gracias a la recomendación de Anuxi y que, después de tan solo el primer capítulo, presenta un aspecto inquietante. La trama gira alrededor de un misterioso cómic dibujado por un genetista internado en un psiquiátrico que murió en circunstancias bastante extrañas y que alguien tiene bastante interés en que no salga a la luz. The hour y The fall son dos series inglesas recomendadas por mi excompañero Lorenzo que me he devorado en apenas una semana. La primera es una historia sobre periodismo y espionaje en la BBC durante los años de la guerra fría. La segunda trata sobre un asesino en serie en el complicado mundo de las dos Irlandas.

¿Fuimos a la Luna?

icono televisión Escépticos, el nuevo programa de ETB, la televisión del País Vasco, arranca muy bien con un primer progama que analiza que hay de cierto tras las “pruebas” que parecen indicar que en realidad el hombre jamás ha pisado la superficie lunar. El programa se puede ver en blip.tv. en la propia web de ETB (desde donde, además, puedes bajártelo en MP4 para cargarlo en tu disco multimedia y verlo en el salón de tu casa) o aquí abajito:

El banquero de los pobres

icono televisión Los microcréditos son pequeños préstamos realizados a personas demasiado pobres como para que se les concedan en un banco tradicional. Su creador, el doctor Muhammad Yunus, galardonado en el 2006 con el Premio Nobel de la Paz, fue entrevistado para Informe Semanal en un interesante documental acerca de este peculiar subsistema finaciero. Si te lo perdiste tienes una segunda oportunidad a través de la mediateca de rtve.

Locos por las series

icono para cosas televisivas En casa no somos fanáticos de las series. Seguimos más o menos regularmente (aunque sin obsesionarnos) las aventuras del doctor House, hemos sufrido infructuosas etapas de acercamiento hacia Anatomía de Grey y en su día nos aficionamos a Friends pero sin sentir la necesidad de tener que pagar para poder ver los episodios un año antes que el resto de los mortales. Por lo demás, no hemos conseguido cogerle el gusto a Perdidos (que nos aburre soberanamente), ni a Héroes, Sexo en Nueva York, Mujeres Desesperadas, 24, … Pero bueno, como soy consciente de que no soy demasiado representativo de los gustos sociales mayoritarios aquí va una breve semblanza de dos redes sociales construidas en torno a las series de televisión que he estado probando durante los últimos días: Catódicos y Hulu.

Catódicos es un producto de Fivelab que funciona en abierto desde el pasado día 22 (yo recibí una invitación beta una semana antes pero he estado tan liado que no les he podido dedicar unas líneas y desde aquí les pido disculpas por ello) y enfocado al usuario fanático que quiere ver los episodios de su serie favorita el mismo día en que se emiten en cualquier lugar del mundo aunque sea con subtítulos sobreimpresionados en cantonés. La web es cómoda e intuitiva, proporciona enlaces a servicios P2P para quien quiera coleccionar los episodios y no sólo verlos, funciona sin restricciones geográficas, posee utilidades para buscar subtítulos, no introduce publicidad en los capítulos… Un buen producto en definitiva que sólo se ve enturbiado por la escasa calidad de la imagen. Sólo tengo un ‘pero’ al respecto: entiendo que el interfaz del producto sea en inglés por defecto si se tiene una mentalidad global, pero ¿sin opción a verlo en castellano?

House Season 4 con Catodicos

Hulu, por otro lado, es para los sibaritas. Se trata de un servicio aún en fase beta restringida a los EE.UU. (luego veremos como saltarnos esto), sin subtitulado, ni descarga de episodios ni nada fuera de lo permitido por los distribuidores oficiales de cada serie. Además introduce publicidad en los episodios y no tiene herramientas u opciones para crear un tejido social atractivo alrededor suya ¿Dónde está lo bueno del servicio, entonces? Pues, indudablemente, en la estupenda calidad de emisión de los episodios.

House Season 4 con Hulu

La restricción regional la aplica a través de la identificación de la IP desde la que se hace la conexión, así que si consigues una cuenta beta y quieres ver los episodios desde fuera de los Estados Unidos basta con usar un servicio de Proxy alojado por aquellos parajes. Yo he estado haciendo estas pruebas con Hotspot Shield (a través de VirtualBox porque, lamentablemente, no funciona con GNU/Linux) con muy buenos resultados: el pantallazo de aquí arriba está obtenido a través de este servicio.

ACTUALIZACION: Fancast es otro servicio similar que acabo de conocer. Está claro que hay mercado en el sector ¿verdad?

Negativo y positivo (retratro del Sida)

icono para anuncios y opiniones

África se sigue muriendo de Sida. 25 años después del primer caso de Sida en el mundo, tener Sida en occidente es tener una enfermedad crónica, mientras que en África enfermar de Sida es casi arrastrar una sentencia de muerte.

Negativo y positivo (retrato del sida)

El acceso a los antiretrovirales es posible sólo en las grandes capitales africanas, a pesar de que el 60 por ciento de las personas con VIH habita en Africa. Son 26 millones de enfermos, del total de 40 millones de seropositivos que hay en todo el mundo.
??Negativo y positivo? analiza el carácter de una nueva generación enfrentada al Sida: hombres y mujeres enfermos que, a pesar de la terrible discriminación en la que viven, deciden contar que tienen Sida y luchar por el acceso universal a los tratamientos; y también adolescentes y jóvenes africanos, que tienen hoy en sus manos una información preciosa para convertirse en la generación que logró protegerse del virus.

Hoy, martes 11 de septiembre, a las 22:00 h. el programa Documentos TV de La2 volverá a emitir el documental ??Negativo y positivo (Retratos del SIDA)?, con guión y dirección de Lola Mayo y realización de Javier Santa Fé.

Zattoo Player: TV convencional a través de Internet

icono con TV Ea, se acabo eso de perderme a Patricia Conde después del almuerzo. Bueno… quizás no tenga oportunidad de verla “todo el rato” pero escucharla y echarle una miradita de vez en cuando… 😉
¡Dios bendiga a Zattoo Player!Patricia Conde en Zattoo

Y si: funciona perfectamente en GNU/Linux. Hay paquetes disponibles para Debian y Ubuntu, Suse y Fedora (es preciso registrarse previamente para acceder a ellos y, posteriormente, para usar el sistema).